24 de abril de 2008
24.04.2008

Un error subsanable

24.04.2008 | 02:00
Un error subsanable

El error de Riise en Anfield en la noche del martes puede tener arreglo en el partido de vuelta de las semifinales de la Liga de Campeones. La crueldad del fútbol, dicen. Y tanto. Pero más cruel sería ese error en una final y no digamos en una pelea definitiva, pongamos por caso, de un ascenso. El silencio de Anfield era el silencio del dolor. El silencio de la pérdida de un ascenso ha de ser aún más terrible. Pero hay silencios por la pérdida de un ascenso que se van alargando según pasan los domingos. Y en la Segunda española quedan ocho. Mientras los rojiblancos del Sporting se preparan para visitar al Cádiz de Procopio, los blanquiazules de la Real Sociedad se juramentan para ganar en Málaga y, según ellos, aumentar las opciones de ascenso. En Santa Cruz de Tenerife, sin embargo, ya reconocen que el ascenso es una misión imposible. Los primeros que tiran la toalla, porque ellos tendrían que ganarlo todo y los demás quedarse mirando al mar, soñé.

Atenta la compañía, que vienen curvas. Se recomienda una atenta lectura a la entrevista publicada ayer en este periódico con el presidente rojiblanco, Manuel Vega-Arango. Al margen de la matizada impresión de que en Primera habrá interés de ocupar su sitio, la afirmación de que es muy fácil dar la cara cuando las cosas van bien, tiene más retranca que un gallego de O Carballiño. Lo único claro es que el Sporting ahora mismo es el tercer clasificado y el máximo goleador de la categoría. Y que el sector de los depredadores tiene desde ayer más poder accionarial que nunca. Estarán en la nave hasta el día del juicio final.

No durará tanto el amor de Isabel y Julián. La primera ha hecho caja a cuenta del primer permiso penitenciario del segundo. Ya tienen texto para comentar los finos analistas del sofá rosa. Los anatemas de Meijide se quedan en nada ante lo que se viene encima de los corazones patrios.


En éstas se encuentra el gremio cuando el tira y afloja del Milán y el Barcelona a cuenta de Ronaldinho se acentúa. Todo indica que el brasileño no volverá a ser visto de azulgrana, pero el teatrillo de las negociaciones puede durar hasta finales de agosto. Es una película vista en muchas versiones. Son los tiempos en los que los purasangre tiran del carro de la basura.


La cuestión clave es lo que vaya sucediendo a lo largo de los ocho próximos domingos en los que un viejo club del Norte se juega el regreso a la categoría que ve de lejos desde hace una década. Demasiado tiempo como para no ansiar la reconquista.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Fórmula 1

Fórmula 1

Fórmula 1 2018

Vive la emoción del Mundial de Fórmula 1 y sigue a Fernando Alonso en McLaren

 

Buscador de deportes