07 de mayo de 2008
07.05.2008
VUELTA ASTURIAS 2008

El Acebo tiene rey polaco

Marczynski se impuso en solitario al aprovechar una gran escapada y se colocó quinto de la general; Vicioso es virtual vencedor de la Vuelta al fallar Garzelli en la montaña canguesa

07.05.2008 | 13:10
El polaco Tomasz Marczynski entrando vencedor en la línea de meta del Acebo.

Cangas del Narcea,

J. E. CIMA

El Acebo también tiene rey polaco porque Tomasz Marczynski se impuso en solitario en la meta de la cuarta etapa de la Vuelta Ciclista a Asturias, con final en el santuario cangués. El joven campeón de Polonia aprovechó la numerosa escapada para contraatacar al final y estrenarse de profesional en su tercera temporada y colocarse quinto de la general. La Vuelta finaliza hoy en Oviedo con Ángel Vicioso como virtual vencedor al lograr aguantar fenomenalmente el maillot amarillo en la etapa reina. En el podio estará acompañado por sus compañeros del equipo portugués LA Aluminios Xavier Tondo y Bruno Pires, que le llevaron en volandas hacia la cumbre al ver que Garzelli fallaba en la subida y quitándose por fin el fantasma del italiano que les aterrorizaba.

Como se esperaba, al poco de salir de Pravia se formó una fuga numerosa compuesta por Hernández, De la Fuente, Alarcón, Isaychev, Cheula, Fumagalli, Duma, Beuchat, Reig, De Lis, Castroviejo, Diego Gallego, Lemos, Marczynski, Carrasco, Carlos Nozal, Rabuñal y Eskov. Con buenos relevos fueron tomando tiempo. Al primer paso por Cangas de Narcea (km 70 y a 110 de meta) tenían ya 6,20 minutos de ventaja, y al pie del puerto del Pozo de las Mujeres Muertas (1.ª categoría, km 92) llegaban a los 9,20. El Extremadura, al no tener un corredor en la fuga, tiraba persiguiendo como castigo.

El problema en la escapada para el líder Vicioso era que en la fuga había seis ciclistas que eran virtuales líderes porque tenían un retraso en la general de menos de 5 minutos y Eskov estaba a sólo 3,18. Así que su equipo, LA Aluminios, empezó a perseguir y en el Pozo de las Mujeres Muertas, coronado por De la Fuente (Saunier), el grupo de cabeza tenía 6,40. Luego, en la bajada a San Antolín de Ibias y en la subida al Connio, los compañeros de Vicioso siguieron con su labor por detrás. En la cumbre coronó primero al frente de la fuga De la Fuente, ya triunfador en Asturias desde juveniles, que se aseguró el reinado de la montaña.

A 3,50 lo hizo el grupo del líder, Vicioso, y sus compañeros, que en el descenso se pusieron a comer para recuperar fuerzas. Ahí, Samuel Sánchez se dejó bajar y el asturiano tomó minuto y medio de ventaja. Mientras que en la fuga ya hubo varios saltos, hasta que se jugó su baza en solitario Marczynski. El polaco empezó a rodar fuerte y, como no se lo conoce mucho, a pesar de haber ganado muchas carreras en aficionados, no se le dio importancia. Tampoco se la dieron sus acompañantes de fuga, que llegaron a pie del Acebo a 37 segundos pensando en cazarlo rápido.

Sólo que el campeón de Polonia empezó a subir como los ángeles, y ahí les entró miedo a todos. Primero, a sus perseguidores directos. De la Fuente le mantuvo a una distancia queriendo luego remacharle para ganar la etapa, pero el peso de la fuga lo acusó más el cántabro que Marczynski. De la Fuente, a media subida, estuvo a 20 segundos de neutralizarlo, pero ahí le fallaron las fuerzas y ya optó sólo al segundo puesto, que se lo jugó luego con Rabuñal, por delante de Eskov y Castroviejo.

Pires y Tondo, geniales

Mayor problema tuvo el líder porque a 15 kilómetros de meta les comentaron por radiovuelta que el polaco tenía una ventaja de 3,50 y 2 kilómetros, después rectificaron el error por la emisora y comunicaron que iba con más de 6 minutos. Los nervios le entraron, lógicamente, al técnico del equipo de Vicioso, Zeferino, porque Marczynski en la general tenía un retraso sólo de 4,02 y era virtual líder por más de 2 minutos. El equipo portugués tuvo que tirar fuerte hasta Cangas del Narcea. Restaban los 10 kilómetros de subida al Acebo y abajo atacó con fuerza Koldo Gil, al que siguieron Bruno Pires y su compañero y líder, Vicioso.

Extrañó ver que no les seguía Garzelli y por eso Pires empezó a tirar con fuerza de Vicioso. El portugués, que ya destrozó el pelotón el primer día en San Martín de Huerces, le hizo 4 kilómetros geniales. Luego también les llegó su compañero Tondo, el ganador del Naranco y de Vuelta a Portugal, tras ver que el italiano flaqueaba. Y le hizo otros 3 fenomenales kilómetros, con el miedo de que después de desfondar al temido Garzelli les ganara la vuelta, por un error, el polaco Marczynski. De ahí que a falta de 2 kilómetros ya tuvo que apechugar con la persecución de rebajar tiempo al polaco el propio líder, Vicioso, que llevaba a rueda a Koldo Gil, que al final le remachó y le tomó 13 segundos en meta. Pero Vicioso entró séptimo en meta, a sólo 1,40 del ganador polaco, y se ratificaba en el liderato y ya es virtual ganador de la Vuelta, que acaba hoy en Oviedo. Además, también le escoltan en el podio sus compañeros Tondo y Pires para ratificar el dominio de principio a fin en la Vuelta. Garzelli llegaba relajado a 10,26 y pensando en Oviedo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Fórmula 1

Fórmula 1

Fórmula 1 2018

Vive la emoción del Mundial de Fórmula 1 y sigue a Fernando Alonso en McLaren

 

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine