09 de mayo de 2008
09.05.2008
 

«Ahora gané porque llegaba más en forma que el año pasado»

«Fue clave escaparnos en San Martín de Huerces; en el Acebo me ayudaron mucho mis compañeros y me favoreció que Garzelli no estuviera bien»

09.05.2008 | 02:00
Ángel Vicioso hace caricias a su hijo Jaime tras cruzar la meta de Oviedo.

Oviedo, J. E. CIMA


Ángel Vicioso (Calatayud, 13-4-1977) estaba radiante con su maillot amarillo de ganador de la Vuelta a Asturias. No es para menos, porque después de muchos triunfos este maño de 31 años logró su primera victoria por etapas y con tanta montaña como la del Principado. Reconoce que su equipo portugués, L. A. Aluminios, fue clave para arroparle y ganar.

-¿Cómo se siente al tener ya un maillot amarillo de una carrera por etapas?

-Muy contento porque por fin gané mi primer Vuelta y tan dura como ésta de Asturias. Había sido líder en la Vuelta al País Vasco, donde fui segundo, y terminé también así en la Vuelta a Murcia. Me hacía falta este triunfo.

-Fue líder desde el primero al último día.

-Fue clave la primera etapa en la subida a San Martín de Huerces, cuando nos escapamos cuatro compañeros junto a Garzelli. Sacamos buen tiempo y gané aquella etapa. Repetí el liderato como el año anterior en Llanes.

-¿Qué momento fue el más complicado?

-Ver que Garzelli se me acercaba con sus triunfos en Llanes y Avilés. El italiano estaba en gran forma y ambicioso, pero felizmente en el Acebo no respondió bien y pudimos asegurarnos el liderato y las plazas del podio.

-Nunca habló con optimismo.

-Hasta cruzar la última meta no hay que cantar victoria. Me gusta ser prudente, aunque veía que tenía un gran equipo arropándome. No puedo hablar solo de Tondo, Pires o Zaballa, fueron todos los compañeros los que hicieron un gran trabajo para ganar.

-El año pasado también disputaba esta Vuelta y cedió ocho minutos en el Acebo.

-Era diferente. Entonces estuve bien en la Vuelta al País Vasco y aquí mi forma ya iba para abajo. Precisamente a mi director, Suárez Cueva, le comenté ahora que tenía las piernas con más fuerza. Corremos poco fuera de Portugal y por eso preparamos bien la Vuelta a Asturias.


-¿Le daba pánico el Acebo?

-Es un puerto muy duro y largo, donde podía pasar problemas. Pero me encontré bien y tuve gran ayuda de Pires y de Tondo en la parte final. Así que a falta de 1 kilómetro para la meta ya me vi tranquilo y ganador, aunque faltaba la última etapa.

-¿Cómo vivió la jornada final camino de Oviedo?

-Fue muy dura, con tantos repechos. Hubo momentos de muchos ataques hasta que se hizo la fuga buena. Luego ya controlamos.

-Está en su décima temporada de profesional, ya ha ganado una Vuelta y lleva otros 18 triunfos detrás, entre ellos clásicas como la de Miguel Indurain y etapas en todos los sitios. ¿Qué le falta por ganar?

-Me hubiera gustado llevarme una clásica como la Lieja o Amstel, que se me dan bien.

-Usted fue de los que se tuvieron que marchar al figurar en la lista de la «operación Puerto».

-Es como en la época en la que había que exiliarse para trabajar. Felizmente me acogieron bien en Portugal, en un gran equipo y con un buen técnico como es Zeferino. El ciclismo lo pasa mal y se marchan los patrocinadores, cuando es una publicidad muy rentable.

-¿Qué solución ve?

-Entre los ciclistas no hay unión, cuando tenemos la sartén por el mango. Hay buenos ciclistas y el número uno es Contador, por su seriedad y profesionalidad. Somos amigos y vamos a cazar juntos. El Tour de Francia saldrá perjudicado al no tenerlo en la salida porque se pierden al mejor ciclista del momento.

-El triunfo se lo dedicó a su hijo Jaime...

-Lo hice en carrera con el gesto del chupete. Pero luego me llevé la gran alegría de encontrarme a Jaime en la meta con su madre, Raquel. Creí que seguían la carrera desde casa.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Fórmula 1

Fórmula 1

Fórmula 1 2018

Vive la emoción del Mundial de Fórmula 1 y sigue a Fernando Alonso en McLaren

 

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine