11 de mayo de 2008
11.05.2008
fondo norte

Benditos zurdazos de dos diestros

11.05.2008 | 02:00
Benditos zurdazos de dos diestros

Benditos los futbolistas diestros que cuentan con una zurda de oro. Porque dos zurdazos de oro de Míchel y Pedro han servido para que el Sporting pegue otro zarpazo al ascenso y vea la Primera más cerca que casi nunca. Benditos zurdazos los que Míchel y Pedro largaron en la ventosa tarde de Santa Cruz de Tenerife. El sportinguismo, el Sporting, respira Primera en un fin de semana que sabe a gloria a la espera de lo que haga hoy por la tarde la Real Sociedad en Cádiz. Por lo pronto, el Málaga ya está en los mismos puntos, sesenta y cuatro, aunque siga segundo por aquello del coeficiente.

De las angustias del sábado anterior frente al Granada 74, a la tranquilidad de ayer. Del disgusto de Míchel por la expulsión borrada por los comités, al golazo de ayer. Porque el Sporting, jaleado por un amplio grupo de fieles, no dio ni un susto. Sólo el remate de Nino al larguero en el primer tiempo llevó cierta inquietud. Pero pronto se vio que se enfrentaban dos equipos en situaciones muy distintas. El visitante gana todo lo que juega. El local lleva más de un mes sin llevarse a la boca una victoria. Uno está lanzado y el otro está futbolísticamente muerto. Los goles de los productos caseros llevaron el partido al sitio justo que querían los rojiblancos. Al revés que hace una semana, todo quedó resuelto antes del descanso.

Porque en la segunda parte el Sporting se dedicó a contemporizar y a ser testigo del suplicio canario. Nino es un delantero de lujo, pero el juego isleño es pobre y no anda sobrado de espíritu. Un par de llegadas al área de Roberto y poco más que contar. El contragolpe gijonés no salió casi nunca por lo que la espera se hizo larga, aunque cómoda. No había más vencedor que un Sporting que ya encadena cuatro victorias consecutivas a cinco partidos del final. Nada está decidido aún, pero son los síntomas que no dejan lugar a la duda. El Sporting gana, muestra fortaleza y ambición y está muy cerca de convertir en realidad el sueño. Con cuatro victorias consecutivas poco hay que fijarse en los rivales que, además, como en el caso del Málaga, flaquean en casa, pero el final de Liga está tan cerca que cualquier detalle es importante. Los quince puntos que quedan por disputar son más que nunca una llamada al optimismo razonable.


Superado con nota alta, con matrícula a los dos goles, el trance canario, las gentes se aprestan a recibir al Salamanca de Quique Martín. Cuando termine ese partido quedarán cuatro, un soplo si echa la vista atrás y un baño de ilusión si el equipo mantiene el impresionante momento.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Fórmula 1

Fórmula 1

Fórmula 1 2018

Vive la emoción del Mundial de Fórmula 1 y sigue a Fernando Alonso en McLaren

 

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine