28 de julio de 2009
28.07.2009
40 Años
40 Años
 
Fórmula 1

Clamor para salvar un Gran Premio

El circuito, la Federación y las autoridades de Valencia se rebelan contra la exclusión de Renault - La carrera quedaría muy tocada si Alonso no saliera por el castigo de la FIA tras el incidente en Hungría

28.07.2009 | 02:00
Clamor para salvar un Gran Premio

Oviedo, Álvaro FAES
Fernando Alonso descansa en su casa, perplejo ante la posibilidad de quedarse fuera del Gran Premio de Europa. Cuando se fue a toda prisa de Hungaroring tras su abandono del domingo, en absoluto podía esperar la sorpresa que le aguardaba al tomar tierra: Renault excluido de la siguiente carrera por comprometer la seguridad al ajustar mal el neumático y no poner remedio inmediato a la situación. En ese momento, a media tarde, saltaron todas las alarmas en Valencia. Si Fernando Alonso no corre en el circuito alrededor del puerto, la carrera será un fracaso. El mecano de la Fórmula 1 en España, construido en función de un solo hombre, se desmoronaría sin remedio. Lo que la FIA entiende como una imprudencia de Renault merecedora de sanción se convierte en un castigo con graves consecuencias económicas no sólo para la marca del rombo y sus intereses en España, sino para la organización del Gran Premio, los patrocinadores y el propio Bernie Ecclestone, patrón de la Fórmula 1 y beneficiario de gran parte de los dividendos comerciales que se generan en las carreras.

Nada más conocerse el castigo, Renault comenzó a preparar el recurso. La decisión queda en manos del tribunal de apelación de la FIA, que todavía no ha fijado una fecha para reunirse.

«Piensen en los aficionados». Es el mensaje que transmitió ayer a la FIA Valmor, la empresa que organiza el Gran Premio de Europa en Valencia, a través de su vicepresidente, Jorge Martínez Aspar. En unas pocas horas, el lobby para salvar la carrera quedó organizado. Valmor ya está en contacto con la Federación Española, con Renault, con personas cercanas a Fernando Alonso e incluso con el grupo de trabajo de Bernie Ecclestone. En el avión que le traía de regreso de Budapest, adonde acudió para apoyar a Jaime Alguersuari en su debut, el presidente de la Federación Española, Carlos Gracia, adelantaba una reunión urgente con su asesoría jurídica, a la vez que advertía de lo complicado de la situación. Venía a decir que grupos de presión como el que se ha formado en Valencia lo tienen complicado cuando las decisiones dependen de un tribunal, como es el caso.

En la capital del Turia intentarán defender con uñas y dientes la presencia de Fernando Alonso y su equipo. A punto de celebrar su segunda edición, no se puede decir que la carrera, como todo en general en estos tiempos de crisis, pase por su mejor momento. La ausencia del asturiano la dejaría muy tocada. Tal es la gravedad de la situación que hasta la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, tercia en el conflicto sugiriendo que se retrase el castigo para otro Gran Premio. «Confío en que así sea y que impere el sentido común», dijo. El Gobierno autonómico valenciano manifestó que su deseo es que la sanción «no tenga daños colaterales añadidos», como dijo el vicepresidente Vicente Rambla.

A Valencia y su Gran Premio les toca superar otro gran obstáculo para que los más de 20 millones anuales de canon no se les hagan demasiado cuesta arriba como para dejar de seguir adelante con el acontecimiento. La sanción a Renault parece el golpe de gracia de la FIA después del daño que causó un comunicado que envió advirtiendo del peligro de robos por cuenta de bandas organizadas en el aeropuerto de Manises.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

Fórmula 1

Fórmula 1

Fórmula 1 2018

Vive la emoción del Mundial de Fórmula 1 y sigue a Fernando Alonso en McLaren

 

Buscador de deportes