22 de mayo de 2010
22.05.2010

Un mediático en Mareo

A sus 31 años el gallego ha vivido la cara y la cruz del fútbol

22.05.2010 | 02:00
Novo celebrando la Liga escocesa con sus compañeros.

Gijón, Nacho AZPARREN

Pocas contrataciones sportinguistas en los últimos tiempos despiertan la expectación de éste último fichaje. Nacho Novo se puede considerar un jugador mediático, al menos en Escocia, donde la adoración de la hinchada llevo a pedir su inclusión en la selección escocesa. Por esta y otras muchas anécdotas, la carrera de Novo tiene un aroma de jugador especial, aunque no todas sus etapas de su vida están marcadas por el éxito actual.


La primera vez que hizo las maletas fue para irse a Huesca. No fue una apuesta segura, el club oscense luchaba en la Tercera División por ascender a las categorías nacionales. Pronto se ganaría Novo a la afición con sus tantos y capacidad de liderazgo. Sus dos goles en el decisivo encuentro por el ascenso ante el Noja aún se recuerdan con nostalgia en Huesca. Al término de la campaña, con otras ofertas sobre la mesa, el ayuntamiento le ofreció un trabajo como jardinero que le ayudara económicamente al margen del fútbol. En Huesca aseguran que fue visto varias veces trabajando como camarero para costearse sus gastos.


Tampoco su llegada a Escocia supuso un éxito inmediato. Novo tuvo que foguearse en la siempre complicada «First Division» escocesa antes de llegar a la máxima categoría con el Dundee, donde destacó con 25 tantos en su última campaña. En ese momento empezó el lío. Los dos grandes de Escocia, Celtic y Rangers, se interesaron por sus servicios. El conjunto protestante de Glasgow fue el que se llevó el gato al agua mediante el pago de 500.000 euros. Su rival católico de la ciudad lamentó mucho tiempo que el español se le escapara de las manos. Los verdiblancos fueron desde entonces una víctima habitual del gallego, del que se decía que se motivaba especialmente en los clásicos de Glasgow.


Novo nunca ha sido internacional, pero estuvo cerca de lograrlo. Lo curioso del caso es que se especuló con su llamada a la selección escocesa. El 24 de octubre de 2008, se publicó en la prensa escocesa que Novo podría ser la gran novedad en la convocatoria de la selección de su país. Tras ocho años en Gran Bretaña, al gallego se le abría la posibilidad de adquirir el pasaporte británico y optar a la selección. En Escocia comenzó un encendido debate sobre la idoneidad de que un extranjero de nacimiento vistiera una de las camisetas con más tradición futbolística. El propio jugador declaró su interés por jugar con su país de adopción: «Me siento parte de Escocia, mis hijos son escoceses». La Federación del país británico cerró de un plumazo esta posibilidad aduciendo que sólo portarían la camiseta escocesa los que tuvieran sangre de ese país.


Su conducta ejemplar en Escocia sólo sufrió un pequeño borrón en su última temporada. Ocurrió en noviembre del año pasado en el campo del Aberdeen. El delantero, tras regalar la camiseta del partido a un joven, ajustó su camiseta y pantalón de tal forma que sus calzoncillos quedaron visibles y algunos lo interpretaron como un gesto obsceno a los seguidores locales. Además de la Federación escocesa, la policía inició una investigación por el suceso. El gallego explicó sobre el incidente que «me bajé el pantalón un poco para colocarme bien la camiseta interior y me la volví a subir. Yo no reacciono cómo se ha dicho».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

Fórmula 1

Fórmula 1

Fórmula 1 2018

Vive la emoción del Mundial de Fórmula 1 y sigue a Fernando Alonso en McLaren

 

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine