27 de junio de 2011
27.06.2011

La línea uniforme del Sporting

La historia marca el rigor de las rayas rojiblancas y la única variación del color de medias y pantalones en vísperas de que el Sporting cambie de equipación

27.06.2011 | 02:00
Nacho Cases celebra el gol que marcó la pasada temporada ante el Hércules con la camiseta rojiblanca. / j. j.

Acordonada o abotonada, más elástica o transpirable, pero siempre con las rayas uniformes que visten su historia de rojiblanco. El Sporting ha respetado las rayas rojas y blancas que adoptó en su camiseta desde su ya centenaria andadura. Las únicas variaciones realizadas llegaron en el color de sus medias y pantalones, cuya elección fue un tanto anárquica en los comienzos, y fruto de controversia en la historia más reciente. El próximo viernes, esta historia puede cambiar. La marca italiana Kappa sustituirá a Astore como empresa que equipe a los gijoneses. El modelo elegido podría suponer una renovación importante en el diseño. Obviamente se respetarán los colores, pero la personalidad de la enseña cambiaría para dar protagonismo a unas líneas más estrechas de lo habitual. Las estrategias de marketing de las grandes multinacionales sortean el rigor de una prenda que nació en un pequeño taller gijonés.

El histórico ex jugador y directivo Florentino García Sordo recordaba que los sportinguistas compraron sus primeras camisetas «rojiblancas, como los colores de la matrícula marítima de Gijón» y los del Real Sporting de Vigo, club ya desaparecido. Anselmo López, primer presidente del Sporting, compró aquella primera equipación en los almacenes El Águila, situados en la calle gijonesa de San Bernardo. Mientras se tenía claro cuál era la zamarra, la elección de medias y pantalones fue un tanto anárquica. Con la filosofía de «lo primero que haya a mano», el equipo lució diferentes colores en ambas prendas, si bien predominó el calzón blanco en un primer momento.

Algunas de las primeras referencias de aquellas camisetas rescatan un modelo en el que el cuello aparecía acordonado. Hubo futbolistas que incluso quitaban el citado cordón por comodidad. La siguiente versión, que se puede ver en algunas de las fotos históricas del conjunto rojiblanco de finales de los años 20, introdujo la abotonadura total, al estilo de las camisas comunes que se pueden ver hoy. Un estilo que predominó hasta bien entrados los años 50. En esta etapa también cabe destacar el tipo de pantalón. Azul en la mayoría de los casos, los hubo fabricados en mahón, una tela fuerte de algodón que incluso incluía bolsillos en los laterales. Algo que desapareció durante la década de los 50.

Los comienzos de la historia rojiblanca fueron un tanto anárquicos, pero en un inicio destacó el modelo con cordones en el cuello. Hubo futbolistas que los retiraban y jugaban con la camiseta abierta.

La camisa abotonada, al más puro estilo de la vestimenta eventual, marcó la pauta hasta bien entrados los años 40. Más tarde, en lugar de ser totalmente abotonada, se redujo a la zona del cuello.

Con un material más elástico, cuellos y las rigurosas rayas rojiblancas, se constituyó el modelo más clásico del Sporting. Fue el puente hacia las camisetas más deportivas que trajo la marca Adidas.

Hubo modelos en los que la abotonadura se redujo a la zona del cuello y también otros que la sustituyeron por camisetas de cuello redondo y muy ceñidas al cuerpo, lucidas durante la temporada 58-59. El siguiente cambio llegó diez años después, con el estilo más clásico en el que se recuperaban los cuellos y se desterraban las abotonaduras.

En lo que respecta a la evolución del color de los pantalones y medias, el «Matagigantes», el mítico equipo entrenado por Jesús Barrio que desbancó al Real Madrid en la 57-58, exhibió el azul en las dos prendas. El color negro, con vuelta rojiblanca, ganó enteros en las medias poco después. No sólo en el Sporting, también en muchos de los clubes de la Primera División. Fue la pauta hasta la entrada de Adidas en la entidad gijonesa en 1979.

La multinacional germana cambió el modelo de gestión para equipar a los equipos del Sporting. Dotó al club de todas la prendas vinculadas a la institución en un contrato que incluía una compensación económica por cada una de las diez temporadas que se mantuvo en la entidad rojiblanca. El testigo lo tomó la marca española Rasán, que mantuvo las medias de color rojo que instauró la empresa alemana y cambió el azul del pantalón por un tono más celeste. Permaneció en el club hasta la 90-91. La llegada a la presidencia de Plácido Rodríguez Guerrero trajo al Sporting una nueva empresa, la italiana Lotto. El mayor cambio estuvo en la tonalidad del pantalón y las medias, que pasaron a ser blancos. Esta etapa comprendió entre 91-92 y la 93-94. Joma fue la siguiente, con un diseño en el que la mayor innovación fue la de incluir franjas rojiblancas alrededor del pecho. La vinculación duró tres temporadas, de la 94-95 hasta la 96-97 y mantuvo el pantalón y medias blanco.

La empresa que vistió al Sporting en un periodo más longevo fue la también española Astore, que hizo un diseño especial con motivo del centenario del club. Llegó en la 97-98, y terminará su vinculación el próximo jueves 30 de junio tras catorce temporadas. En los inicios, recuperó el pantalón azul y las medias negras, algo que causó cierta polémica en el entorno rojiblanco. Tres años después, la medias también fueron azules. Y así hasta una actualidad marcada por la llegada de Kappa, que vestirá a los gijoneses los próximos tres años y marcará la nueva línea del Sporting.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Fórmula 1

Fórmula 1

Fórmula 1 2018

Vive la emoción del Mundial de Fórmula 1 y sigue a Fernando Alonso en McLaren

 

Buscador de deportes