08 de marzo de 2012
08.03.2012
40 Años
40 Años
 

Fuera de un día para otro

Juanjo, ratificado el lunes, es destituido como entrenador del Racing por su identificación con la anterior directiva

08.03.2012 | 01:00

El lunes, Juanjo González salió de una reunión con los administradores concursales del Racing convencido de que se sentaría en el banquillo del Sardinero en el partido frente al Barcelona. Al día siguiente, los mismos interlocutores le comunicaron que dejaba de ser el entrenador. ¿Qué había cambiado? El técnico asturiano, que seguirá ejerciendo como director deportivo, lo achaca a la presión de un medio de comunicación, que el martes acusó a los dirigentes de inmovilismo. «Si mi marcha sirve para que todo el mundo se una, la doy por bien empleada», decía ayer Juanjo desde Santander.

Juanjo acudió ayer a las instalaciones de La Albericia a despedirse de la plantilla, en su mayoría confeccionada por él mismo como director deportivo. El entrenamiento ya fue dirigido por los dos hombres que han ejercido como ayudantes desde que sustituyó a Héctor Cúper en noviembre: Fede Castaños y Pablo Pinillos. Ellos serán, en principio, los que se sienten en el banquillo del Racing en el partido del domingo (18.00 horas) en el Sardinero frente al Barcelona, aunque la intención del club es contratar a otro entrenador.

En la búsqueda no participará Juanjo González, pese a que mantiene el cargo de director deportivo, «por razones evidentes». El entrenador asturiano alude a los comentarios de los administradores concursales en referencia a su identificación con la anterior directiva racinguista, que presidía Francisco Pernía. Hasta que finalice la temporada, Juanjo trabajará en la planificación del próximo curso, aunque todo está condicionado a la junta de accionistas de mayo, en la que debería clarificarse la situación accionarial de la entidad tras la «espantada» del actual propietario, el indio Ali Syed.

La decisión de los administradores concursales pilló desprevenido a Juanjo González. «El lunes estaba todo bien», declaró a LA NUEVA ESPAÑA en referencia a su reunión con los administradores concursales. «El martes», añade el gijonés, «me volvieron a llamar para decirme que mi figura estaba discutida por considerarme un hombre de Pernía y que lo mejor, para que la gente apoye al equipo sin condiciones, era mi marcha como entrenador».

Como explicación a un cambio tan repentino, Juanjo se remite a la influencia de los medios de comunicación: «Ese mismo día, "El Diario Montañés" publicó un editorial en el que criticaba a los administradores concursales por inmovilismo, por no tomar decisiones. Quizá es que soy muy mal pensado, pero es mucha coincidencia». Juanjo cree que esa decisión no está justificada por los resultados ni por el ambiente que se vivía en el Sardinero: «La afición nunca pidió mi cabeza. Lo más que protestaron fue un cambio en el partido frente al Sporting».

Los dirigentes racinguistas también insinuaron a Juanjo que preferían realizar este movimiento ahora, «antes de que se monte un pollo» en caso de que empeore la situación del equipo. Sobre todo porque, como destacó ayer, la clasificación del Racing no sorprende a nadie: «Los administradores tienen un informe escrito de lo que podía ocurrir, teniendo en cuenta la plantilla que se pudo confeccionar. Mis números no son malos. Si alguien creía que con este equipo no íbamos a sufrir es que vivía en otro mundo. También comentamos que si llegábamos vivos al último mes teníamos posibilidades de salvarnos porque nuestro calendario es bastante favorable».

A media tarde de ayer, Juanjo asegura que no se sentía disgustado «para nada», lo que no le impedía hablar de «decisión equivocada» por parte de los dirigentes racinguistas, «al menos por los motivos que me han dado para tomarla». En todo caso, y como parte interesada en el club, espera que el Racing siga en Primera División la próxima temporada. No tiene ningún reproche para sus ayudantes, Castaños y Pinillos: «Aunque hay muchos comentarios, estoy a muerte con ellos».

Al final, Juanjo González se considera una víctima de la pintoresca situación que vive el Racing: «Es una cuestión de que la gente sea consciente de donde venimos y hacia donde vamos. El club está manga por hombro en muchos sentidos. Los aficionados no están contentos con casi nada de lo que ocurre y están en su derecho de mostrar su discrepancia. Lo que no entiendo es que la política del club se haga desde la dirección de algún medio».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Fórmula 1

Fórmula 1

Fórmula 1 2018

Vive la emoción del Mundial de Fórmula 1 y sigue a Fernando Alonso en McLaren

 

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine