El Sporting está a punto de firmar un acuerdo histórico. Alberto Botía Rabasco (Alquerías, Murcia, 27-1-89) está a punto de convertirse en el primer futbolista traspasado por el club gijonés a un fondo de inversiones. A falta de un club que afronte la compra del futbolista, Doyen Group le pagará al Sporting en torno a 2,5 millones de euros a cambio de los derechos federativos del futbolista. Posteriormente, este fondo de inversiones cederá al jugador al Sevilla para esta temporada. El club hispalense se hará cargo de la nueva ficha mejorada del murciano.

Botía ya ha pasado el reconocimiento con el Sevilla en la sede de la Sociedad de Prevención de Fremap, tal como fue informando puntualmente la página web oficial del club andaluz, en la que ya se da por hecho el fichaje del rojiblanco. Mientras tanto, el Sporting simplemente reconoce una negociación para la venta del murciano, que todavía no da por segura. De no ser así, Botía tendría que presentarse esta mañana para entrenar junto al resto de sus compañeros en el Sporting.

Los dos millones y medio de euros permitirán al Sporting afrontar el pago de la deuda ordinaria que vence en diciembre. El club gijonés podría incrementar sensiblemente esta operación en función de los incentivos previstos en el traspaso en función del número de partidos y de que el futbolista alcance la internacionalidad absoluta. Además, el Sporting percibiría también un porcentaje de un nuevo traspaso del murciano.

El director deportivo del Sevilla, Monchi, y su secretario técnico, Víctor Orta, acudieron ayer por la mañana al aeropuerto de San Pablo, en Sevilla, para recibir a Alberto Botía y acompañarlo a la clínica en la que se sometió al reconocimiento médico, que superó sin complicaciones.

En Sevilla ya comienzan a manejarse fechas para la posible presentación oficial del murciano, mientras que en el Sporting se sigue sin confirmar una operación con demasiadas aristas. Lo que está claro es que nadie en el club espera que Botía se presente esta mañana a los entrenamientos.

Esta compleja operación puede ser la fórmula que satisfaga a todas las partes. El Sporting consigue traspasar a un futbolista al que necesita vender para mantener la salud económica y por el que no había ofertas económicas de ningún club. El jugador evita jugar en Segunda División y da un salto cualitativo en su carrera, con la consiguiente mejora deportiva y económica. El Sevilla, por su parte, es el gran beneficiado ya que logra la cesión de un jugador cotizado, con un centenar de partidos en Primera a sus 22 años. Los fondos de inversión son habituales en Sudamérica y cada vez más en España están detrás de algunas de las más importantes operaciones.