22 de marzo de 2013
22.03.2013

Profetas en su tierra

Villa y Mata se vuelcan con los aficionados que esperaban en Quintueles una foto o una dedicatoria de los internacionales

22.03.2013 | 00:00

David Villa y Juan Mata fueron los grandes protagonistas de la jornada de vísperas de la selección española tanto en la llegada al aeropuerto de Asturias como al hotel Bal de Quintueles (Villaviciosa) donde se aloja el equipo que lidera Vicente del Bosque. Los dos asturianos, que llegaron al hotel más tarde que el resto de sus compañeros por haber protagonizado la rueda de prensa con el seleccionador en la Casa Consistorial de Gijón, hicieron felices a muchos de los aficionados que esperaban a las puertas de la instalación hotelera.

El resto de internacionales no se detuvo para atender a quienes demandaban una fotografía o un autógrafo, pero sí lo hicieron Villa y Mata. Firmaron autógrafos en pósteres y camisetas y también posaron con niños, jóvenes y mayores en fotos, como también lo hizo Del Bosque. Tanto éste como los asturianos se llevaron una gran ovación, al igual que Quini cuando apareció por el hotel.

Puntualmente llegó al aeropuerto de Asturias, a las 11.50 horas, la expedición de la Roja y se desató la locura entre los aficionados reclamando un autógrafo donde los más solicitados fueron Villa, Mata y Cazorla, junto a otras estrellas como Iniesta, Pepe Reina, Sergio Ramos, Xavi Hernández, Xabi Alonso y Piqué, que pasaron rápido desde la terminal al autobús, pero algunos firmaron en camisetas y pósteres. Álvaro, de 12 años, saltó la valla y fue quien más autógrafos se llevó en su camiseta de los internacionales.

En el grupo de entusiastas seguidores estaban la gijonesa Celia Jiménez, de 14 años, que llevaba una gran fotografía de Jesús Navas con la leyenda «El duende de Los Palacios», y su padre, que había hecho la mili con el progenitor de Navas. Toño Martínez, de Salinas, de 10 años, esperaba para ver a De Gea. Ignacio López, de Coto y de 10 años, soñaba con saludar a Iniesta. Hugo López, de Miranda y de 7 años, quería, como otros muchos, tocar a Villa, entre ellos Xune Rivas, de Raíces y de 4 años. Sara Fernández, de Gijón y de 9 años, quería también al de Tuilla y a Iniesta. Pablo Fernández, de 11 años, perseguía a Xabi Alonso. Mientras que Idaira López, de Gijón y de 6 años, vestida con la camiseta del Madrid, en una pancarta reclamaba «Ramos, hazte una foto y meterás un gol». También hubo aficionados que vestían camisetas del Sporting y del Oviedo apoyando al trío asturiano de la selección.

La expedición se fue en autobús y llegó al hotel de Quintueles a las 12.30 horas. Pero los jugadores entraron con rapidez al establecimiento, sin detenerse. Algunos saludaron desde lejos, pero hasta que llegaron los asturianos no hubo ni firmas ni fotos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes