31 de marzo de 2013
31.03.2013
40 Años
40 Años
 
Fondo Norte

Angustia primero, recorte después y fiesta final

El Sporting da un buen mordisco a la distancia con las plazas soñadas, aunque no hizo su mejor partido

31.03.2013 | 00:00
Angustia primero, recorte después y fiesta final

El Sporting se ha puesto en un pispás a cinco puntos de la liguilla de ascenso; a cinco puntos de una UD Las Palmas que cayó en su estadio ante el Guadalajara en una tarde en la que había preparado una gran fiesta con masiva asistencia de seguidores, dormidos hasta ayer por las malas campañas amarillas. El Sporting, en feliz racha, pasó por momentos de angustia cuando su rival, un mediocre Real Madrid Castilla, lo encerró en su área y obligó a Cuéllar a ser el protagonista feliz del partido. Luego, al final, vio cómo ha metido un enorme recorte a los ocupantes de la zona noble de la clasificación y, sobre todo, vio la gran fiesta final de un Molinón casi lleno que ha vivido el primer jolgorio de una temporada que se había vestido de gris. Fiesta grande por la victoria mínima, fiesta para la esperanza en un equipo que ha engarzado tres victorias y que lleva cinco de seis partidos. Los rojiblancos inician el sprint remontando.


No fue la mejor tarde del equipo, pero bueno es ganar cuando no se juega al más alto nivel. Por razones desconocidas, al Sporting de ayer no le salieron los mortíferos contragolpes que exhibió ante Girona o Barcelona B. Y eso que el Castilla no fue mejor que esos dos rivales. Porque el filial blanco da la razón a Mourinho cuando se queja de que no tiene jugadores para el primer equipo. Como diría Di Stéfano, por cierto, presidente de honor del club, los jugadores parecen japoneses porque son todos iguales. Ninguno se dejó ver más allá de algunos detalles de Morata, que, sin embargo, falló tres remates de gol, fallos que saben a gloria a los intereses rojiblancos. El gol del Sporting llegó en un saque de esquina, con cabezazo previo de Bernardo hacia el centro del área donde apareció oportuna la cabeza de Canella, que resolvió con serenidad. Un gol en saque de esquina, al revés de lo que pasaba antes, en que encajaban, protagonizado por dos defensas. No se podía pedir más.


Pero el Sporting de la segunda parte no fue capaz de montar algún contragolpe serio. Quizá por la mala tarde de Santi Jara, afectado sin duda por su fallo en el primer tiempo cuando tiró sin ángulo con David esperando en boca de gol, o quizá porque Trejo lo dio todo, pero no dio su mejor versión. El Castilla no se entregó y hasta recurrió a Denis, recibido con cariño en su segunda casa, un estilete al que Toril no sacó de mano, en misteriosa decisión. El Castilla, que había tenido alguna opción de gol en el primer tiempo, se estrelló contra Cuéllar en el arreón final, cuando dio la impresión de que los centrales rojiblancos perdían el sitio más de la cuenta. Cuéllar aguantó un resultado de oro porque mantiene al Sporting en la pelea por una de esas plazas que permiten jugarse el ascenso en cuatro partidos.


No fue el mejor Sporting de esta buena racha, pero el equipo supo aguantar el tipo para no verse frenado en un día crucial que ha rearmado a una afición que se entregó siempre, pero, sobre todo, al final, cuando se conocía el resultado de Las Palmas de Gran Canaria y las cuentas ya estaban hechas. Como dice Sandoval, ahora no hay que sumar, sino multiplicar.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Fórmula 1

Fórmula 1

Fórmula 1 2018

Vive la emoción del Mundial de Fórmula 1 y sigue a Fernando Alonso en McLaren

 

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine