Habrá que estar muy atentos a la suerte que corren la próxima semana Las Palmas y Murcia, los grandes beneficiados de una jornada en la que los primeros clasificados volvieron a tropezar. La jornada del domingo confirmó que al líder, el Éibar, y al Numancia, que había dejado una gran sensación en El Molinón, también les ha afectado el mal de altura. En cuanto un equipo accede a los primeros puestos de la clasificación sufre un ataque de vértigo y sus resultados empeoran. La jornada de este fin de semana, unida a la del anterior, en el que no ganó ninguno de los seis primeros, ha vuelto a comprimir la clasificación.

El Sporting no ha salido malparado de su patinazo en Jaén. Los daños son más estéticos que de otro tipo. La buena imagen del conjunto rojiblanco se ha dañado de forma evidente, pero la realidad es que los tropezones de sus rivales directos mantienen a los de Sandoval a una distancia asumible del que sigue siendo el objetivo irrenunciable de este equipo. No puede ser de otro modo.

El Sporting se mantiene en la cuarta posición de la tabla, a cuatro puntos del Deportivo de La Coruña y a cinco del sorprendente Éibar, que no pudo defender el gol de Jota ante el Hércules, pero que acumula otra semana como líder.

Las Palmas y Murcia se han colado en los puestos de promoción, mientras que el Numancia cae al séptimo puesto. El Sporting mantiene una renta de cuatro puntos con el primer equipo que se encuentra fuera de la promoción. Sólo seis puntos separan al Sporting del undécimo clasificado, que marca la mitad de la clasificación.

A pesar del duro golpe que supuso la derrota de Jaén, el sportinguismo mira con cierto optimismo a la próxima jornada. Los rojiblancos reciben en El Molinón al Girona, colista, con una grave crisis de resultados. El Deportivo visita al Zaragoza, el Éibar al Mirandés y el Recreativo al Lugo.