Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Presidente de la Federación Asturiana de Pesca

"En los ríos asturianos hay salmones para regalar"

"La temporada debe ir del 1 de marzo al 31 de agosto; hay que dejar que la gente se divierta en el río y se cree riqueza"

Pedro García Peláez observa el río mientras su hijo Pedro pesca.

Pedro García Peláez observa el río mientras su hijo Pedro pesca. LNE

-Y usted, ¿qué pesca?

-Yo pesco de todo. Tanto en el río como en la mar. Esta temporada no pude dedicarme al salmón por problemas personales.

Pedro García Peláez (Pravia, 1958) es el presidente de la Federación Asturiana de Pesca. Lleva cuatro años en el cargo y aspira a repetir en las elecciones del próximo 19 de setiembre. Había sido tesorero otras dos temporadas anteriores. Ingeniero técnico de Minas e informático, es empresario y se encuentra prejubilado. Padre de tres hijos todos con carreras universitarias, sólo uno de ellos es aficionado a la pesca. Es presidente del Club La Trucha de Oviedo desde hace 18 años, y participó en 37 campeonatos de España habiendo obtenido varias medallas de oro, plata y bronce. Empezó a pescar a los 7 años y desde entonces no lo ha dejado. La Federación cuenta con 3.400 licencias. Ayer se celebraron nuevas elecciones de asambleístas por problemas de normativas con el voto por correo y el 19 de setiembre éstos elegirán presidente.

-¿Qué le pareció la temporada salmonera que acaba de finalizar?

-Fue buena, pero corta. En los ríos asturianos hay salmones para regalar. Existe una gran cantidad de ejemplares, como para seguir pescando un mes más. Lo que ocurrió es que, posiblemente por los cambios climatológicos, la temporada discurrió con un mes de retraso. Cuando se cerró es como si estuviéramos en el 15 de junio. No dio tiempo a rematar la temporada.

-Entonces ¿es partidario de ampliar la temporada?

-Por supuesto. Nada de empezar con pesca sin muerte. Hay que levantar la veda el 1 de marzo y mantenerla hasta el 31 de agosto. Hay que dejar que la gente disfrute del río. Menos prohibiciones.

-¿Por qué se apura tanto la veda?

-Hay muchas razones, pero entre otras no puede olvidarse que la Guardería es la que hay. Tal vez les interese a nivel laboral, escasez de personal, vacaciones?

-Los agentes de Medio Natural no dan abasto.

-Lógico. No pueden ver lo que se pesca, quién pesca ni cómo se pesca. Están sujetos en los Centros de Precintaje. Había que hacer como en otros países, que cuando hacen las licencias se reparten precintos, 3 ó 4, y el propio pescador lo precinta. Y si pillan a uno sin precintar los castigos son durísimos, incluso de cárcel. Aquí la Guardería está desguazada. Hacen mucho más de lo que deben, más de lo que pueden y tienen demasiadas misiones designadas. ¿Qué tienen que ver el daño de un lobo a la pesca de un salmón?

-Y la pesca sin muerte?

-No estoy de acuerdo en absoluto con la pesca sin muerte. Aquí hablo a nivel personal, no como presidente de la Federación. Este tipo de pesca es una barbaridad. El salmón sufre mucho. En teoría no se le debía de sacar del agua y soltarlo en segundos. Ahora se le saca, se hacen fotos con él, vídeos. El 99 por ciento muere. Hay que regularlo. Le voy a contar un ejemplo que es revelador: En el coto de La Cerezalina, en el Narcea, cuando se pesca sin muerte unos metros más abajo hay gente, furtivos, dedicados a recoger los ejemplares que llegan muertos o inconscientes. Se llegaron a sacar 18.

-¿Y el cambio del cebo de mosca que este año dio tan buenos resultados?

-Asturias ha inventado un nuevo método de pesca con la nueva mosca, la ninfa. Cada uno lo hace como puede, con las lógicas limitaciones. La mosca no tiene por qué flotar. Ahora con el perdigón entran en el agua y los peces pican mejor. No es un método más agresivo que los otros. Hay que dejar a la gente ir a pescar al río y las disponibilidades económicas no permiten a muchos pescadores cambiar los sistemas de pesca para la mosca clásica

-Hay muchas quejas sobre el estado de los ríos

-Lógico. Es una vergüenza. Hay que recuperar las riberas y, aunque parezca un mal menor, disponer de aparcamientos en las proximidades de los cotos. Hay subvenciones que quedan sin cubrir. Es necesario recurrir a los Fondos Europeos.

-Aunque abunden los salmones como usted defiende, ¿se podrá hacer algo más para mejorar la situación?

-Soy optimista porque creo que el futuro del salmón en Asturias es bueno. Pero no hay que bajar la guardia; al contrario, hay que repoblar más pero hacerlo en las cabeceras de los ríos y no como se está haciendo ahora. En los afluentes. Y dar un cambio profundo a la legislación. Hay que unificar las propuestas y llevarlas de forma unánime a la Consejería. Nada de conservacionistas y rupturistas. Todos nos jugamos mucho. En este sentido nosotros tenemos dos objetivos: que la gente disfrute a tope y tal vez haya que modificar la distribución de los ríos. Habíamos propuesto que se estableciera un sistema nuevo alternando los tramos libres con los cotos y a los dos años cambiar el orden, pero...

Compartir el artículo

stats