Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una Semana De Pasada

El espíritu del 92 es más necesario que nunca

Webb le muestra la tarjeta amarilla a De Jong.

Webb le muestra la tarjeta amarilla a De Jong. REUTERS

Hoy hace una semana celebramos un aniversario muy especial para el deporte español. Porque el 16 de octubre se cumplieron 30 años de la histórica frase de Juan Antonio Samaranch: "A la ville de Barcelona". La concesión de los Juegos Olímpicos de 1992 no sólo cambió la cara de una ciudad, sino que le dio un impulso brutal a un sector que hasta entonces se había movido a golpes de genio: Joaquín Blume en gimnasia, Manolo Santana en tenis, Ángel Nieto en motociclismo o Severiano Ballesteros en golf. No es casualidad que desde 1986 se multiplicasen los triunfos y empezara a ser habitual la presencia de españoles entre los mejores del mundo en muchas modalidades. Ahora llevamos al menos cinco años de recortes, pero la inercia permite que los resultados sigan siendo buenos. Convendría un nuevo impulso porque cada vez es más difícil que los campeones aparezcan por generación espontánea.

Compartir el artículo

stats