11 de diciembre de 2016
11.12.2016

Lanzados a por la Copa

El Unión Financiera se impone a domicilio al Marín Peixegalego y sigue en la lucha por clasificarse para disputar el título de invierno de la LEB Oro

11.12.2016 | 00:27
El debutante Alonso Meana, con el balón, durante el partido disputado ayer por el Unión Financiera en la cancha del Marín.

Que en el Unión Financiera todo el mundo suma quedó bien demostrado ayer en la cancha del Marín Peixegalego. El equipo comenzó el partido con un nuevo varapalo: el base Fabio Santana no podía jugar por una lesión de tobillo. Una baja muy sensible que obligaba a Dani Pérez a disputar demasiados minutos. Al final jugó más de 35 y lo hizo tan bien como en él suele ser habitual (16 puntos, 5 asistencias y 5 rebotes). Para los pocos minutos que Dani Pérez se tuvo que tomar de respiro, Carles Marco no trató de buscar una solución extraña y difícil de encontrar en un equipo en el que tampoco estaba disponible Víctor Pérez por lesión. Fue valiente y tiró del joven Alonso Meana. Un chico de 16 años salido de la cantera ovetense que tuvo la osadía de atacar la canasta nada más entrenar en la pista y anotar dos puntos en el final del tercer cuarto que llevaban la ventaja del Unión Financiera a los quince puntos (42-57).

Todos se sienten útiles en un equipo en el que las cosas difícilmente pueden ir mejor. La de ayer fue una victoria más importante que brillante. Lo fue porque ya es nada menos que la décima y porque llegó después de que el equipo comenzara mal (11-9 en el primer cuarto). El conjunto de Marco dio muestras de madurez y supone sobreponerse al mal comienzo a pesar de jugar fuera.

Los ovetense se han metido de lleno en la lucha por clasificarse para la Copa Princesa y otra de las buenas noticias que dejó el partido de ayer fue que para esa lucha pueden contar también con Paul Jesperson, que anotó 10 puntos y que tuvo que jugar más de 27 minutos. El sustituto de Windler se ha puesto las pilas rápido y demostró que también tiene muy buena mano para el tiro exterior. Pero si hay un jugador que está en un momento dulce en el equipo es Manu Rodríguez. El escolta granadino demostró que no sólo es un tirador de triples. Ayer metió tres y falló siete, pero se fue hasta los 20 puntos atacando una y otra vez la canasta rival.

Después del mal primer cuarto de los dos equipos, el Unión Financiera empezó a ponerse las pilas en el segundo y a edificar una ventaja que llegó al máximo de quince puntos con la acción del debutante Alonso Meana. El equipo gallego tiró del exjugador del Unión Financiera Andrés Miso para intentar la remontada en el último parcial. El madrileño se fue hasta los 15 puntos y lo intentó una y otra vez, pero nada pudo hacer ante un Unión Financiera que, de la mano de Dani Pérez, supo llevar el partido a su terreno y ganarlo sin demasiados agobios. El otro ex del conjunto ovetense, Mario Cabanas, no tuvo una noche demasiado acertada y concluyó el partido con 4 puntos y 4 rebotes.

El Unión Financiera vuelve a Pumarín el sábado (18.30 horas) para recibir al Palma Air Europa, un equipo situado en la zona media de la tabla. Allí contarán con el apoyo de toda su afición para mantener vivo el sueño de la Copa Princesa.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

Un ejemplo de Afouteza e Corazón

LaLiga reconoció a la afición del conjunto celeste con el premio "Jugador 12" en la pasada temporada. Sin ellos hubiera sido imposible "A Nosa Reconquista"