Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Culé Moyáu

El paraguas de Kant

Dicen que los vecinos de Kant ponían su reloj en hora, y sabían que eran exactamente las tres y media cuando el filósofo iniciaba su paseo diario. Dicen que los futboleros ponen su reloj en hora, y saben que es exactamente la hora del fútbol cuando Messi sale del túnel

Messi nunca había marcado un gol a Las Palmas, y podría pensarse que este curioso hecho distraería al 10 y no acudiría a su paseo con el gol. Pues no. Messi ni siquiera tuvo que tirar una falta a la escuadra, o hacer una jugada de dibujos animados, o una de esas diagonales con final feliz que le han hecho famoso, sino que se limitó a aprovechar un rechace del portero y marcar un gol de delantero centro de toda la vida, uno de esos goles que marcaba Julio Salinas, un gol de carroñero del área, gol de puro olfato, de saber estar, de entender de qué va esto. A Messi no le distrae una obra de Rousseau ni un equipo vestido de amarillo que algunos ya presentaban como gafe. Sin embargo, creo que hoy Kant se habría perdido también su paseo diario con tal de disfrutar del juego de Messi. Es más, estoy seguro de que el autor de la "Crítica de la razón pura" habría estado encantado de poder acompañar a Messi con un paraguas para protegerlo de la lluvia de tonterías irracionales que hemos tenido que escuchar desde que la burocracia se ha empeñado en divinizar a Ronaldo. Y el paraguas de Kant vale más que un "Balón de Oro".

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats