28 de enero de 2017
28.01.2017

Miquel Salvó: "No se puede pedir nada más"

"Es la recompensa al trabajo bien hecho", asegura Víctor Pérez

28.01.2017 | 00:15
Miquel Salvó, con el trofeo que le acredita como mejor jugador de la final de la Copa Princesa.

El flamante MVP de la Copa Princesa, Miquel Salvó, se mostraba nervioso antes de atender a los medios de comunicación. Unos nervios que no se percibieron en la cancha de Pumarín durante el encuentro. Su entrega en defensa y los 26 créditos de valoración le permitieron ser el hombre más destacado de la final. "No se puede pedir nada más, el partido ha tenido de todo y la grada nos ha ayudado en los momentos más importantes", asegura el catalán.

Tampoco mostró nervios el canario Fabio Santana, que disputaba su primer partido en Pumarín tras su lesión en el tobillo. Sus dos triples consecutivos en el último cuarto daban alas a los carbayones y les permitían tomar la delantera justo cuando Burgos había obtenido su única ventaja. "Tenía espacio y no lo pensé", destaca el canario. A Santana le tocó cubrir la baja de otro base lesionado, Dani Pérez. "En cuanto supo que no podía estar en la final nos dijo: ganadla por mí", recuerda el de Las Palmas.

Si el partido fue especial para alguien ese hombre era Víctor Pérez, capitán del club y que cumple su quinta temporada en el equipo, al que llegó en LEB Plata. "Este título representa una recompensa al trabajo bien hecho en un equipo que siempre ha crecido escalón a escalón", asegura.

El destino fue caprichoso y premió a Víctor Pérez con el último punto del encuentro, desde la línea de tiros libres. "Sin dudarlo asumí la responsabilidad, repetí mi rutina habitual y aunque el primero se fue largo, el segundo sí que entró", recuerda.

El capitán elogió el papel de la grada e hizo referencia a la necesidad de colgar un nuevo mural en el pabellón ovetense para que la Copa Princesa de 2017 sea recordada por mucho tiempo. A otro de los tres murales ya existentes, que resumen la historia del club, hizo referencia Edu Hernández-Sonseca. "En la temporada 2005-2006 el club estaba en Primera Nacional y once años después celebra una Copa Princesa; el Oviedo Baloncesto está de enhorabuena", destaca el pívot.

El madrileño cree que "ganar este título en casa, delante de nuestra gente, es lo máximo", e hizo partícipe a la grada de Pumarín de la victoria al señalar que "el público aprieta mucho y son parte fundamental de esta fiesta".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

Un ejemplo de Afouteza e Corazón

LaLiga reconoció a la afición del conjunto celeste con el premio "Jugador 12" en la pasada temporada. Sin ellos hubiera sido imposible "A Nosa Reconquista"