Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Andrea Sierra: "El apoyo del público nos ayuda mucho"

"Hacía tiempo que no sentíamos esa ilusión de la gente", dice la capitana del Universidad sobre la última victoria ante el Celta

Joy Brown.

Joy Brown. PABLO PARIENTE

Andrea Sierra es uno de los pilares que han permitido que el Universidad de Oviedo compita esta temporada en Liga Femenina 2. La zaragozana aguantó el chaparrón que supuso un inicio de campaña lleno de incertidumbre y desde entonces el cambio que ha experimentado el conjunto estudiantil ha sido radical. Es la capitana de un equipo que lleva cuatro victorias en los últimos cinco partidos. Han salido de los puestos de descenso y todo invita a pensar que el futuro puede ser aún mejor.

"Lo más duro fue la incertidumbre, no saber si íbamos a poder completar una plantilla que nos permitiera salir a competir", explica Andrea Sierra. Nada que ver con lo que está sucediendo ahora. Y no sólo por los resultados y por las jugadoras que han ido llegando. El ambiente que se está viviendo en el pabellón universitario en los últimos encuentros supone una enorme inyección de moral para las jugadoras y un cambio importante con respecto a años pasados.

El domingo, en la victoria ante el Celta (84-82), el pabellón ovetense estaba prácticamente lleno de un público que empujó con entusiasmo a sus jugadoras hacia una victoria en la prórroga que fue festejada por todo lo alto por los allí presentes. "Una de mis compañeras, Carolina Hernando, que lleva muchos años en el Universidad, nos decía que nunca había visto la grada tan llena como en el partido ante el Celta. Nos ayudó mucho el apoyo del público para ganar el domingo, vinieron niñas pequeñas de la cantera del Oviedo Baloncesto y hasta un profesor mío de la Universidad", explica la capitana estudiantil.

Y es que, para Andrea Sierra, Oviedo se está convirtiendo cada vez más en "una ciudad de baloncesto. El otro día nos llevaron desde la grada, hacía tiempo que no sentíamos esa ilusión de la gente. Es muy importante crear cultura de baloncesto en Oviedo", añade. Para Andrea una de las claves de esta transformación está en la vinculación del Universidad con el Oviedo Baloncesto. El club carbayón arrastra mucha afición gracias a los éxitos que está logrando su equipo masculino en la LEB Oro, el último de ellos la Copa Princesa que ganaron el pasado viernes al Burgos en Pumarín, y tiene en el Uni, equipo con el que está vinculado, un complemento perfecto: "Estamos contentas de identificarnos con el Oviedo Baloncesto, el fin de semana pasado fue redondo con la gran victoria que consiguieron ellos y con la nuestra".

Para el club ovetense también es una gran baza tener al Uni tan cerca y poder contar con él para que grandes promesas como Lucía Rey (una junior que ya ha jugado siete partidos esta temporada con ellas), Gloria Montalvo y Marta Suárez puedan ir subiendo su nivel. "Nos ayudan mucho en los entrenamientos, Gloria y Marta están al nivel de Liga Femenina 2, pero no pueden jugar todavía porque son cadetes. No es extraño que suceda esto viendo lo bien que se trabaja en el Oviedo Baloncesto", añade Andrea.

Otra de las razones que han permitido al Universidad comenzar a remontar puestos en la clasificación es la llegada de varias jugadoras que han reforzado el equipo. Primero fueron Joy Brown y Mariah Nunes, después Ana Fernández Oraá y por último Damika Martinez. "Se han integrado muy bien y muy rápido, no anteponen sus intereses a los del equipo y estamos encantadas con ellas", explica la capitana. De Joy dice que es "la mejor jugadora con la que he jugado nunca". Todas juntas han olvidado los llantos del inicio y aspiran a seguir haciendo de Oviedo una ciudad que presuma del mejor baloncesto.

Compartir el artículo

stats