06 de febrero de 2017
06.02.2017

Lágrimas de felicidad

El asturiano Pablo Carreño culmina la remontanda y da el punto definitivo a España ante Croacia después de que Roberto Bautista igualara la eliminatoria

06.02.2017 | 01:54
Pablo Carreño, en el centro, es abrazado por los miembros del equipo español, con Roberto Bautista arriba a la derecha, tras consumar con su victoria la remontada española ante Croacia.

Tocaba remontada en el Pabellón Ciudad Jardín de Osijek, y el equipo español lo consiguió al vencer Roberto Bautista y Pablo Carreño en los dos últimos partidos de la confrontación contra Croacia, finalista el pasado año, en la primera ronda del Grupo Mundial de la Copa Davis e imponerse por 3-2 para citarse contra Serbia en cuartos de final.

Tras ceder el sábado en el encuentro de dobles y colocarse Croacia con un alentador 2-1 y en casa, Roberto Bautista superó primero a Franco Skugor por 6-1, 6-7 (4-7), 6-3 y 7-6 (8-6) para igualar la eliminatoria, y luego el asturiano Pablo Carreño se olvidó de su derrota el viernes ante ese mismo jugador para asestar el golpe definitivo al imponerse a Nicola Mektic por 7-6 (7-4), 6-1 y 6-4. Ahora, del 7 al 9 de abril, espera Serbia, que repetirá como local tras ganar 4-1 a Rusia.

Ante el equipo B de Croacia, sin Marin Cilic e Ivo Karlovic, ni siquiera Ivan Dodig, al conjunto de Conchita Martínez le tocó sufrir hasta el último momento. Roberto Bautista abrió ayer el camino de la victoria en un partido de angustia. "Ha sido el más tenso y más nervioso de mi vida", dijo del de Castellón después, tras luchar contra el gigante Skugor, 223 del mundo, héroe el primer día al imponerse a Carreño después de cuatro horas, y tras salvar tres bolas de partido, y que ayer plantó cara al 16 del mundo con un tenis directo, de ataque constante.

A pesar de ceder el segundo set, Bautista pudo al final imponer su jerarquía en cuatro horas y tres minutos, cediendo una sola vez su saque en todo el encuentro, cuando sirvió para ganar en el noveno juego del cuarto set y desperdició la ocasión. Skugor llegó a ponerse delante 5-6 en este parcial, pero en el desempate el castellonense logró centrarse y decidir el encuentro a la segunda bola de partido, cuando en el casillero de Skugor se amontonaban 78 errores no forzados fruto de su alocado ataque.

Con el 2-2 el capitán croata, Zeljo Krajan, optó por cambiar a Ante Pavic en el decisivo y último individual por Nicola Mektic, 319 del mundo y pletórico de moral tras participar el sábado en la victoria en el dobles.

Krajan pensaba seguramente que la moral de Carreño, quebrada tras su primera derrota ante Skugor quedaría anulada ante Mektic, a pesar de que éste no ha ganado ni un solo partido individual esta temporada, mientras que el español viene de alcanzar la tercera ronda del Abierto de Australia. Pero el gijonés respondió a la siempre difícil responsabilidad de ganar el último punto, aunque su ránking (26.º) era infinitamente superior al de su rival, y a pesar también de que el público del pabellón alentó a su jugador hasta el último momento.

Carreño comenzó muy seguro quebrando de inicio y colocándose con ventaja de 2-0, pero el primer set fue una auténtica locura de roturas, con cuatro en total, sellado en el desempate, donde el asturiano se calmó y logró cerrarlo con un gran saque directo.

No se relajó el gijonés tras el primer parcial y ganó el segundo dominando mucho más con su derecha y eludiendo el peligroso revés de Mektic, su mejor arma. Su exhibición en este parcial hizo suyo en 26 minutos, destrozó anímicamente a Mektic, mientras que las esperanzas del banquillo de la "Armada" subían.

Mektic enterró sus ilusiones con una doble falta con la que entregaba el noveno juego, porque después Carreño no falló y consumó la victoria que lleva a España a los cuartos de final en su retorno a la máxima categoría del tenis por equipos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

Buscador de deportes

Cuando sentimos juntos, sentimos más grande

¿Un grupo de WhatsApp entre aficionados de equipos rivales? El experimento sonoro “42 pasiones” hizo latir sus corazones al unísono siguiendo el ritmo de la banda sonora de LaLiga