Un testarazo del colombiano Carlos Bacca a diez minutos del final frustró de nuevo al Atlético de Madrid, frenado por su enésimo ejercicio de falta de gol y merecedor de mucho más por ocasiones y ambición.