Fernando Alonso (McLaren) declaró ayer, tras la primera jornada de tests de los neumáticos Pirelli para el Mundial de Fórmula 1 de 2018, en el Yas Marina de Abu Dabi, que está contento con la dirección en la que está el equipo para el próximo año.

"Ha sido un día muy positivo. Ha sido muy útil para nosotros hacer una lectura de los neumáticos de 2018. Tuve buenas sensaciones y noté que el rendimiento estaba allí y la degradación estaba bajo control, así que en general tuve una buena sensación", explica Alonso.

El asturiano añadió: "Me toqué un poco con el muro por la mañana y perdí un poco de tiempo en pista, pero los mecánicos hicieron un trabajo increíble para arreglar el coche y que pudiéramos salir de nuevo". Y concluyó: "La temporada 2017 ha terminado para mí, y a partir de ahora el enfoque y la preparación se centrarán completamente en el próximo año. Estaré de vuelta en la fábrica para los preparativos y el trabajo de desarrollo para 2018".