16 de mayo de 2018
16.05.2018
Baloncesto | Play-off de ascenso a la ACB
Unión Financiera 5466Trapa Palencia
 

Una pesadilla para el Unión Financiera

El equipo ovetense cae ante su bestia negra y el sueño de subir a la máxima categoría se esfuma

16.05.2018 | 09:20
Una pesadilla para el Unión Financiera

Ganó la experiencia, el saber jugar partidos importantes, las tablas en encuentros en los que hay que repartir mitad y mitad entre el coraje y la inteligencia. El Unión Financiera sólo tuvo de lo segundo y pecó de inexperto y de bisoño, a sus jugadores les tembló la mano y fueron incapaces de sumar. Jugadores como Vrkic y Carlson, que llegaron para marcar la diferencia, no aportaron ni de lejos lo que de ellos se esperaba. Además, el Oviedo, que perdió por sus propios errores, se topó con la realidad de que sigue sin ser un club respetado. Victoria justa de un equipo que sí tiene ese respeto de los que juzgan estas contiendas. El Palencia, a pesar de perder los dos primeros partidos, ha vuelto a ser la bestia negra de los ovetenses, a los que ha dejado ya tres veces fuera en los play-off de ascenso a la ACB.

Salió el Unión Financiera metido en el partido pero se le notaba nervioso, duro en defensa pero sin contundencia en el rebote, como si la tensión hiciera que el balón se le escapara de las manos o le impidiera meterlo en la canasta, el lugar donde se suman los puntos y en el que pocas veces acabó alojado. Un primer cuarto en el que lo mejor que le pasó al conjunto ovetense fueron los mates de Belemene, un chute de energía para una afición entregada desde que se cantó el "Asturias, patria querida" antes del comienzo. El Palencia, por su parte, iba a lo suyo, parecía que no hacía nada de especial, pero tenía siempre la iniciativa en el marcador. Un pívot como Cvetinovic demostró que la falta de centímetros se pueden suplir con carácter y que saber jugar estos partidos significa entregarse, sí, pero también hacer las cosas bien.

La situación estuvo lejos de mejorar en el segundo parcial. El equipo defendía bien, pero era incapaz de aprovecharlo porque le costaba un mundo anotar. Un triple de doce intentos es un bagaje demasiado pobre en un partido de esta exigencia, en el que es necesario que aparezcan jugadores que sean capaces de hacer dudar al rival. Le faltaba al Unión Financiera soltarse, no tener miedo, empezar a jugar como lo ha hecho en la mayor parte de la temporada, con alegría, con confianza y con seguridad.

La actitud del Unión Financiera en el tercer parcial fue irreprochable. El equipo se dejó el alma en un partido en el que nada le salía. Lo intentaron en unos crueles diez minutos que se cerraron con un triple de Presley de los que hacen daño, de los que tiran todo el trabajo por la borda. Si nada se había conseguido hasta ahí poco le quedaba por hacer al equipo ovetense en el último cuarto.

Salió Oviedo a defender arriba en el último cuarto y poca renta le sacaron a ese esfuerzo y, además, las canastas seguían sin entrar y así es muy complicado darle la vuelta al marcador. Carlson erraba una y otra vez, Geks no encontraba su sitio para tirar, Oliver Arteaga estaba rodeado de defensores cada vez que atrapaba el balón debajo del aro, Vrkic no se asomó por la pista y Víctor Pérez buscó alternativas que no encontró casi nunca.

Mientras tanto, en el otro lado, el Palencia siguió como un metrónomo, haciendo lo que debía hacer, mover bien el balón, buscar a Grimau por fuera, a Urko Otegui por dentro, explotando sus principales armas y contando con jugadores que sí que aparecieron cuando debían hacerlo.

Tan solo hubo un jugador en el lado de los ovetenses que supo hacer lo que le pedía el partido en cada momento. Fabio Santana sale muy reforzado de esta eliminatoria. El canario tuvo determinación para irse a canasta y metió dos de los tres triples que anotó su equipo (acabaron con 3 de 23, un 13%). Un triple suyo fue una de las pocas luces para el equipo ovetense cuando se acercaba el final del encuentro (47-55 a 5.24 para el final). Otro espejismo.

Acaba la temporada del Unión Financiera y lo hace con un sabor más agrio que dulce. El equipo ovetense ha sido cuarto en la Liga regular por tercera temporada seguida, una trayectoria excepcional, pero le ha vuelto a faltar algo en el play-off de ascenso. El club necesita encontrar la herramienta que le permita dar un paso más.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Fórmula 1

Fórmula 1

Fórmula 1 2018

Vive la emoción del Mundial de Fórmula 1 y sigue a Fernando Alonso en McLaren

 

Buscador de deportes