Con su victoria de ayer en Alemania, país natal de Vettel, Lewis Hamilton se convirtió ayer en nuevo líder del Mundial, que hasta ahora comandaba el piloto alemán. El británico, no obstante, a punto estuvo de quedarse sin el triunfo. Los comisarios lo llamaron a declarar por cruzar la línea que separa la entrada de boxes de la pista. Hamilton explicó que rebasó la línea en un momento de "confusión". "Por radio me pidieron entrar en boxes, luego me dijeron que no. Luego me volvieron a decir: 'vuelve'. Pero yo ya estaba en pista", apuntó. Evitó una sanción de cinco puntos.