La Asociación de Futbolistas Españoles (AFE) aseguró ayer que "no ha financiado ninguna obra particular" a Luis Rubiales, expresidente del sindicato y ahora responsable de la Federación Española, tal y como investiga el juzgado número 6 de Valencia tras una denuncia presentada por Miguel Ángel Galán, presidente del Centro Nacional de Formación de Entrenadores de Fútbol y candidato en su día a presidir la Federación. El juzgado investiga si Rubiales utilizó 120.000 euros de la AFE para pagar la reforma de su casa en 2015 cuando encabezaba el organismo. Según la denuncia, Rubiales adjudicó el proyecto de la Casa del Futbolista a la misma arquitecta que reformó su domicilio, desviando parte de las facturas para su deuda privada. Rubiales fue denunciado en su día por la arquitecta por agresión.