"Hace cinco años murió mi tía, me encontraba en un momento bajo de moral, probé la experiencia del tiro olímpico con carabina y me gustó". Así explica Adrián Díaz cómo el tiro olímpico le ayudó a superar una difícil situación personal. Díaz es uno de los tiradores asturianos que este fin de semana participan en el Copa Princesa que se está celebrando en el Club Principado de Tiro Olímpico, y que como la gran mayoría de ellos sueña con participar en unos Juegos Olímpicos. Díaz logró la victoria en categoría cadete de carabina de 10 metros. La competición, que concluye hoy con la disputa de la categoría de pistola de aire comprimido, cuenta con la participación de 117 jóvenes. Cataluña, con 32 tiradores, es la comunidad con más participantes seguida de Asturias, con 22. "Probé y me gustó. Además, siempre me gusta hacer algo diferente a los demás", tercia Néstor Álvarez Flórez, el tirador más joven de la competición y campeón en la categoría mixta, la de menor edad. Álvarez define el tiro como un deporte "muy exigente". Mientras, para Martí Domínguez, "es muy importante tanto la utilización del cuerpo como la mente", ya que la concentración es un factor clave dentro de este deporte. Por su parte, Mariano Díaz Prado, subcampeón en la categoría de carabina sub-23, se inició con diez años gracias a "una visita a una exposición de armas". Muchos son los casos en los que la tradición familiar es un factor clave en este deporte. Es lo que ocurre con la catalana Nuria Bonet Vilar, campeona de carabina sub-23, quien comenzó en el tiro con trece años porque "mi padre era tirador". A la asturiana Alba Álvarez, subcampeona en la categoría de infantil (la campeona fue la riojana Zahra González), le pasó lo mismo.

En la clasificación de carabina de 10 metros, en la categoría juvenil, se impuso la catalana Esther Abizanda. En cadete femenino la balear Angels Fiol; en infantil masculino el ganador fue el andaluz Andrés Vera, en alevín femenino la madrileña Mizar Gutiérrez, que batió a la asturiana Sara Castro, y en alevín masculino el catalán Alejandro Cilveti.