El 1-3 de la ida en San Mamés convertía en un puro trámite el partido de vuelta de los octavos de final. Y así fue. Con muchas rotaciones en ambos equipos, el Sevilla se dejó ir y jugó mal ante un Athletic que estuvo más activo y que ganó justamente.