21 de enero de 2019
21.01.2019

La pizarra decide en Langreo

Un gol de Javi Sánchez, en una acción de estrategia, decanta el primer enfrentamiento astur de 2019 en la categoría de bronce

21.01.2019 | 00:51
Allyson controla el balón ante Borja Sánchez y José Martínez.

La estrategia decidió el duelo entre dos de los equipos revelación de Segunda B, dos recién ascendidos que miran a la zona alta de la tabla y que ofrecieron un partido igualado y vistoso que se decidió por un mínimo detalle, el de la pizarra. Las bajas condicionaron los onces de ambos equipos, pero los dos salieron al ataque. El Langreo lo intentó a balón parado, sin fortuna, mientras que el filial del Real Oviedo se encomendaba a Ernesto y a Alarcón. El ayer extremo zurdo tuvo dos clarísimas oportunidades en los primeros minutos.

Las combinaciones del Langreo eran desbaratadas por Lucas Díaz, que cuajó una gran actuación, mientras que Adrián Torre evitó el tanto de Ernesto Gómez con una gran intervención a la media hora de juego. La mano del meta langreano, a un disparo a bocajarro, dejaba las tablas en el marcador al descanso.

En la segunda mitad, el Langreo dio un paso adelante. El ex del Vetusta Allyson dispuso de la primera ocasión para los de Ganzábal. La réplica la dio Prendes, en una acción a balón parado. Sin éxito. El ritmo del choque bajó. En ello influyó la tromba de agua y la granizada que caía sobre el sintético de Ganzábal.

Las tablas comenzaban a vislumbrarse como un resultado positivo para ambos equipos. Sin embargo, llegó el detalle que decantó el choque. La pizarra de Hernán Pérez marcó la diferencia. Dani López era el encargado de botar una falta lateral. En lugar de buscar el centro al área, optó por un pase raso, al punto de penalti. Allí apareció Javi Sánchez que, con un disparo ajustado, batió a Lucas Díaz.

El Langreo controló los tiempos del encuentro durante los 20 minutos restantes. Sin embargo, el equipo de Ganzábal tuvo que afrontar la lesión de un hombre clave, Héctor Nespral. Los de Hernán se recompusieron.

El filial del Real Oviedo se volcó en los instantes finales, pero la aparición de Adrián Torre resultó clave. El meta langreano recuperó la titularidad la jornada pasada y devolvió, con dos magníficas manos, la confianza que Hernán había depositado en él. Adrián Torre metió una mano salvadora a un disparo de Casi a bocajarro. El rechace, que le cayó al delantero del filial azul, se fue elevado. El Langreo también dispuso de dos claras ocasiones en el tramo final, con David González como protagonista.

Con esta derrota, el Vetusta sale de las posiciones de play-off. Los azules caen a la sexta plaza, con 35 puntos. Por su parte, el Langreo mantiene su gran dinámica. El equipo de Hernán escala hasta la séptima plaza, con 32 puntos en su casillero.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Disfruta del paraíso sportinguista

En el Área Movistar LaLiga la afición rojiblanca puede elaborar sus propios cromos o probar sus conocimientos del club.