04 de febrero de 2019
04.02.2019

El Sporting B, de capa caída

El equipo rojiblanco choca ante un efectivo Logroñés en un partido flojo en la creación de los de Isma Piñera

04.02.2019 | 00:54
Chiki trata de llevarse el balón ante la presencia de dos jugadores del Logroñés.

El Sporting B ha entrado en una espiral en la que necesita un golpe de efecto, en modo de victoria, para salir de ella cuanto antes. Ayer, frente al Logroñés que, por otra parte, llegaba a Mareo siendo uno de los equipos más en forma de la categoría, volvió a sucumbir por 0-2 en un partido en el que los riojanos se llevaron los tres puntos apoyados por una gran efectividad ofensiva y con una soberbia seriedad en defensa. Dos factores que fueron suficientes para frenar a un filial gijonés que no encontró el patrón de juego idóneo para poder hacerle daño con continuidad.

El inicio parecía prometedor por parte gijonesa, con la intención de lograr un triunfo de prestigio y de hacer frente a un reto reservado para muy pocos. El Logroñés se plantaba en Gijón con solo nueve goles encajados. Y se fue con la misma cantidad. El equipo de Isma Piñera se sintió más cómodo con espacios, cuando pudo contragolpear ante una defensa comandada por el veterano César Caneda y Mikel Santamaría. Las armas presentadas por los rojiblancos fueron insuficientes para crear problemas al guardameta Miguel, que sólo tuvo que responder con esfuerzo en una ocasión y ya con el 0-2.

Anteriormente, su equipo ya se había adelantado en el marcador cuando se acercaba la media hora de juego, tras un pase a la frontal del área de Iñaki que conectó con el disparo de Rubén Martínez. El extremo puso el balón lejos del alcance de Christian Joel. Primer disparo y primer gol del Logroñés. Con poco, los riojanos ya tenían medio camino hecho hacia la victoria, lo cual supuso un golpe anímico mayor para los rojiblancos, sabedores de que el duelo se había complicado.

El Sporting B se atascó en el centro del campo -donde la ausencia de Pedro Díaz por lesión pasa factura-, con escasez de combinaciones y sin variaciones a un juego directo que buscó de forma repetitiva la opción de Gorka Santamaría, muy vigilado de cerca por los centrales riojanos. El filial tuvo un último impulso en los últimos minutos de la primera mitad, pero sus disparos rebotaron en Mikel Santamaría, que se convirtió en un muro. El mayor peligro llegaba en las botas de Álex Zalaya, cuando ganaba metros en posiciones impropias para su parcela en el campo.

Con el 0-1 arrancó la segunda mitad, y el filial no encontraba las alternativas necesarias para crear daño a un Logroñés cómodo y que controló el partido a su antojo, con y sin la posesión del balón. Isma Piñera buscó opciones en su banquillo con Garci, que le había dado buen resultado en el compromiso ante el Gernika. Pero esta vez la profundidad por las bandas no llegó. El empate estuvo en las botas de Santamaría, que alargó en demasía su acción, dando tiempo a la defensa a responder para frenar lo que parecía una buena ocasión para probar a Miguel. Tampoco Sandoval estuvo fino en otra acción dentro del área.

Gol en fuera de juego

Y así, dejando pasar las mínimas opciones de peligro, el Logroñés hizo el 0-2 en una jugada en la que Andy, que estaba en clara posición de fuera de juego, batía al meta cubano de los rojiblancos. Un tanto que sentenciaba una victoria riojana que no pareció correr excesivo peligro en ningún momento y que mantiene al Sporting B en una dinámica, con una victoria en los últimos seis encuentros, en la que se encuentran pocas razones para entenderla, pero de la que es mejor salir cuanto antes.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

Buscador de deportes

LaLiga

¿Quieres parecerte a tu jugador favorito?

Copiar el peinado a Antoine Griezmann o tatuarte como Sergio Ramos… ¿Hasta qué punto influyen las decisiones estilísticas de los futbolistas de LaLiga en el ciudadano de a pie?