Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ciclismo

Cortina da la bienvenida al pavés

El gijonés abre mañana la ronda de clásicas en la Omloop Het Nieuwsblad "Quiero ganar una, donde sea", afirma el ciclista

Iván Cortina posa sobre el pavés situado en Campo Valdés, en Gijón.

Iván Cortina posa sobre el pavés situado en Campo Valdés, en Gijón. ÁNGEL GONZÁLEZ

No es extraño verle entrenar con su bicicleta por rutas poco usuales para los ciclistas profesionales, como caminos o carreteras estrechas. Su pasión por las clásicas le mueven y se maneja a las mil maravillas sobre el pavés. Lo que para muchos es una incomodidad, para Iván Cortina es diversión,

El inicio de temporada ha demostrado que Cortina está pletórico de moral, pero no solo eso es fundamental en este tipo de competiciones, de cara a cruz. "No solo cuenta la forma física, aunque si estás bien te sirve para estar mejor situado en carrera y tener más reflejos, hay muchas caídas y pinchazos, es diferente al resto", comenta. Y eso es uno de los puntos fuertes de un corredor que cuenta con unas cualidades acordes al corredor belga u holandés que ha crecido en esos terrenos. A miles de kilómetros, Cortina se ha preparado para adaptarse a la perfección al pavés y solo hay que fijarse en su actual físico para percibir su potencial.

Estos meses ha hecho hincapié en "hacer fondo, mucha intensidad, entrenando un poco de todo" para afrontar pruebas tan largas como las que se avecinan. 207 kilómetros afrontará el sábado (con el dorsal 54) en una clásica que solo cuenta con un español en su palmarés de victorias, Juan Antonio Flecha en el año 2010. El domingo, tendrá 201,5 kilómetros por delante, con trece cotas explosivas y también con el pavés de por medio.

El corredor de Bahrain-Merida saldrá con el dorsal 114, con la intención de "dejarse ver". Cortina tendrá en su mismo equipo a uno de los grandes favoritos como es Sonny Colbrelli, pero juega con la carta de ser el segunda espada y que puede moverse con mayor soltura, además de contar con piernas para ello ya que "son repechos de potencia y los entrenamientos me dicen que llego con muchos vatios de potencia". Sabe que "con Colbrelli estará complicado, pero veremos si hay libertad", confiesa.

Es un caballo desbocado en su bicicleta y ha llegado su terreno. El fin de semana en tierras belgas abrirá las clásicas, su pasión y su sueño. "Quiero ganar una, donde sea", dice sonriente el ciclista gijonés, que afornta el reto con mucha ilusión. No le faltan ganas, ni forma física, tampoco atrevimiento para amenazar a las figuras del pelotón. Iván Cortina está listo para la batalla en el pavés. Serán los primeros asaltos antes de las dos clásicas por excelencia: Flandes (7 de abril) y París-Roubaix (14 de abril).

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats