La Roma destituyó ayer a Eusebio Di Francesco como entrenador del primer equipo, después de que fuera eliminado el miércoles en los octavos de final de la Liga de Campeones contra el Oporto. Entre los sucesores está Ranieri.