Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Con Alonso en la barrera

Hamilton y Mercedes parten un año más como grandes favoritos para llevarse el Mundial, que arranca este fin de semana en Australia

Con Alonso en la barrera | EFE

El Gran Premio de Australia, en el circuito de Albert Park (Melbourne), será desde mañana con la disputa de los primeros entrenamientos libres el encargado de marcar el inicio de una nueva temporada en la Fórmula 1; temporada en la que la afición española en general, y la asturiana de manera muy especial, echará en falta la presencia de Fernando Alonso desde su debut en 2001 (Minardi) y una más, en 2002, como reserva (Renault), verá de momento los toros desde la barrera pero sin quitarse el mono de trabajo. El Mundial de Resistencia con Toyota -mañana mismo disputa en Estados Unidos las 1.000 Milllas de Sebring- y su segundo intento con McLaren en las 500 Millas de Indianápolis marcarán en principio lo que será su temporada, pero siempre con la puerta abierta a un posible regreso a la categoría reina. "Ganar un tercer título sería la mayor alegría. De momento seguiré todas las carreras (de F1) porque el amor de verdad siempre queda, pero soy un competidor. ¿Mayor? Si te sientes fuerte no te fijas una fecha de caducidad ni piensas en la edad. Simplemente corres hasta que te das cuenta de que hay gente más fuerte que tú. Eso puede ocurrirte con 25 o con 48 años. Schumacher corrió hasta los 43", señalaba el ovetense, de 37 años, tras lograr la victoria el pasado enero en las 24 Horas de Daytona.

Pretemporada.- Los pilotos llegan a Melbourne después de ocho intensas jornadas de trabajo en el circuito barcelonés de Montmeló, en las que el tiempo primaveral de este invierno ayudó a que las escuderías sacaran el máximo provecho a las muchas horas que pudieron tener a sus coches en pista. No conviene en todo caso sacar conclusiones a estos ensayos iniciales pues sabido es que mientras algunas escuderías buscan exprimirse para buscar posibles patrocinadoras, estableciendo tiempos de puro postureo, otras como Mercedes juegan habitualmente a esconder sus cartas. En todo caso, reseñar que Ferrari marcó la mejor vuelta como ya hiciera hace un año (1:17.182 Vettel en 2018; 1:16.221 Leclerc ahora) y que Mercedes era quien más rodaba, completando entre Hamilton y Bottas una veintena de grandes premios en esas ocho jornadas (1.125 vueltas). Por regla general, todas las escuderías estuvieron este año un segundo por debajo de los tiempos del pasado año.

Pilotos.- Sólo Mercedes (Hamilton y Bottas) y Haas (Grosjean y Magnussen) mantienen su pareja de pilotos de la pasada campaña. Los cambios más reseñables de escudería son los de Carlos Sainz, que deja Renault para ocupar en McLaren la vacante dejada por Fernando Alonso; Ricciardo, que pasa de Red Bull a Renault; Raikkonen, que deja Ferrari para regresar a Alfa Romeo, la escudería con la que debutó en 2001, y Leclerc, que tras convertirse en Sauber en el piloto revelación del último campeonato buscará metas mayores como compañero/rival de Vettel en Ferrari. Debutarán cuatro pilotos: el británico Lando Norris, de sólo 19 años, en McLaren; el italiano Antonio Giovanazzi, de 25, en Alfa Romero; el británico Alexander Albon, de 23, lo hará con Toro Rosso, y el también británico George Russell, de 21 años y vigente campeón de la Fórmula 2, con Williams. En cuanto a los regreso al "circus" hay que apuntar el del ruso Daniil Kvyat a Toro Rosso y de manera muy especial el del polaco Robert Kubica, que tras competir entrer 2006 y 2010 con Sauber y Renault regresa con Williams a una disciplina de la que lleva ocho años ausente a causa del gravísimo accidente que sufrió en 2011 en el rally de Andorra.

Escuderías.- Se mantienen los diez bloques que finalizaron el pasado curso, cuando Racing Point ya se hizo cargo de la estructura -y de las deudas- de Force India. Además, Alfa Romeo toma las riendas de Sauber tras su entrada en el equipo el pasado año y para convertirse de facto en un equipo filial de Ferrari como Toro Rosso lo es de Red Bull. Todas las escuderías repiten con los fabricantes de motores que tenían el pasado año a excepción de Red Bull, que cambia a Renault por Honda. Mercedes ha ganado los cinco últimos títulos de constructores y tiene ante sí la posibilidad de lograr un sexto consecutivo con lo que igualar el récord establecido por Ferrari entre 1999 y 2004.

Novedades técnicas.- No habrá cambios esta temporada en cuanto a la evolución de los motores, y pocos en lo relativo a los aspectos aerodinámicos. La principal novedad será la incorporación de alerones delanteros y traseros más anchos y largos, con el objetivo de facilitar los adelantamientos. En la sesión de clasificación no se permitirá que los monoplazas quemen aceite extra, algo que fue determinante el pasado año en el dominio ejercido por Ferrari y Mercedes.

Premio a la vuelta rápida.- El GP de Australia traerá una novedad en cuento a la puntuación con la recuperación de la concesión de un punto al piloto y a la escudería que consigan la vuelta rápida en carrera, siempre a condición de que finalicen la prueba entre los diez primeros clasificados. Si la vuelta rápida la logra un piloto clasificado por detrás de la décima plaza ese punto quedará sin otorgar. La vuelta rápida ya se premió con un punto extra entre 1950 y 1959, y llegó a ser determinante en la resolución del campeonato de 1958, cuando el británico Mike Hawthorn (Ferrari) ganó el título por un solo punto gracias a haber logrado dos vueltas rápidas más que su compatriota Stirling Moss (Cooper) durante el certamen.

Neumáticos.- Pirelli sigue como suministrador único y para la presente campaña ha reducido de siete a cinco sus compuestos de seco. De los cinco llevará tres a cada carrera, que se denominarán siempre como "blando", "medio" y "duro", para intentar acabar con el galimatías del pasado curso. De lluvia seguirá habiendo dos tipos: intermedio y extremo.

Calendario.- Se mantienen las mismas 21 carreras de 2018 y en el mismo orden: Australia y Baréin en marzo; China y Azerbaiyán en abril; España (día 12) y Mónaco en mayo; Canadá, Francia y Austria en junio; Gran Bretaña y Alemania en julio; Hungría en agosto; Bélgica, Italia, Singapur y Rusia en septiembre; Japón y México en octubre; Estados Unidos y Brasil en noviembre y el cierre como viene siendo habitual en Abu Dabi para el primer día de diciembre.

Todos contra Hamilton.- Y a la hora de hablar de favoritos es obligatorio hacerlo en primer lugar de Lewis Hamilton, campeón vigente y que buscará un sexto entorchado con el que romper el empate actual con Juan Manuel Fangio para situarse a sólo uno del récord de Michael Schumacher. El británico ya es el piloto con más poles logradas en la historia (83 por 68 de Schumacher) y es el segundo en el ranking de victorias (73) y podios (134) por 91 y 155 respectivamente del heptacampeón alemán. Hamilton volverá a contar con el finlandés Valtteri Bottas como fiel escudero, mientras que Ferrari se postula un año más como alternativa con Charles Leclrec ejerciendo de aguijón ante un Sebastian Vettel que el pasado año falló en los momentos decisivos, aunque no menos cierto es que también sus ingenieros erraron con la estrategia en no pocas ocasiones. ¿Y el resto? Pues o mucho nos han engañado en la pretemporada o deberán una vez más conformarse con las migajas que dejen Mercedes y Ferrari.

Compartir el artículo

stats