Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El derbi de la "equis"

El 0-0 del Sporting-Oviedo del 97 permitió a la plantilla gijonesa completar una quiniela de 14 y desató una gran polémica

Luna disputa un balón de cabeza con Rivas durante el Sporting-Oviedo del 26 de enero de 1997.

Luna disputa un balón de cabeza con Rivas durante el Sporting-Oviedo del 26 de enero de 1997. LNE

El derbi de El Molinón del 26 de enero de 1997 acabó 0-0, pero dio mucho juego. En el campo, donde los oviedistas clamaron por dos goles anulados por Losantos Omar. Y, durante la semana siguiente, en los medios de comunicación nacionales y todas las tertulias, donde se debatía sobre un hecho excepcional: la plantilla del Sporting completó una quiniela de 14 con la "X" del partido que cerraba la jornada. Todo empezó con una indiscreción de Avelino, el centrocampista rojiblanco, que antes de empezar el partido confesó a un redactor de Radio Nacional que llevaban trece aciertos.

"Cuando me dijo eso le pregunté que qué tenían en el Sporting-Oviedo y juraría que me dijo que una equis". Son palabras de Nacho Braña, que aquella noche de enero de 1997 estaba encargado del inalámbrico para el "Tablero Deportivo" de Radio Nacional. Pocos minutos antes del partido, mientras sus compañeros calentaban, Avelino -aquel día suplente- se acercó al periodista y, con toda la naturalidad, comentó que podían tener una quiniela con catorce aciertos si el derbi acababa en empate.

Así fue y, a partir de entonces, se abrió la caja de los truenos. Del vestuario sportinguista empezaron a salir todo tipo de versiones. Algunos decían que la apuesta era un doble a 1X, mientras que otros hablaban incluso de un X2. Se buscaron culpables y el más señalado fue el delantero centro, Luna, que acababa de incorporarse para sustituir a Julio Salinas tras la marcha de éste a Japón. Ya entonces Luna se defendió diciendo que él no era el único que rellenaba los boletos. Y ayer, en conversación con LA NUEVA ESPAÑA, ratificaba lo ocurrido hace 22 años.

"Nunca hubiese puesto un empate en un partido nuestro de forma consciente", señala Luna desde Jerez, donde vive actualmente. "Ni siquiera sé si ese partido me tocó a mí. Echábamos dos quinielas cada semana y cada una la rellenaban dos jugadores. Creo que ese día me tocó a mí con Paco Liaño, siete resultados cada uno, pero no sé si yo rellené la casilla del Sporting-Oviedo". Consultado el exguardameta coruñés, Liaño aseguró que sólo recordaba las quinielas de Julio Salinas: "Las hacía con once triples y unos métodos complicadísimos".

Luna asegura que aquello marcó, injustamente, su paso por el Sporting. "La gente nunca me lo perdonó", destaca el andaluz, víctima también de una de las peores temporadas de la historia rojiblanca, culminada con un descenso con sólo trece puntos. Jugó cedido en el Hércules en la campaña 1998-99 y volvió brevemente en la siguiente, ya en Segunda, para jugar diez partidos. Sobre el incidente de la quiniela, como dijo entonces, señaló: "Ojalá nunca hubiéramos acertado los 14". Y añadió a modo de recordatorio. "Hubiésemos cobrado más con la prima que teníamos por ganar el partido".

"El premio de la quiniela lo repartimos entre 33", señala Luna advirtiendo que además de los jugadores participaban otros integrantes del primer equipo, como médicos, fisioterapeutas, utilleros y Quini, que ejercía de delegado. "El presidente nos había prometido medio millón de pesetas para cada jugador por ganar al Rayo Vallecano y al Oviedo. Tuvimos que conformarnos con la mitad".

Compartir el artículo

stats