Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Guadalupe Porras: la primera linier en un derbi asturiano

"Que lo haga como siempre", dicen Judith Romano y María Luisa Villas, las dos únicas mujeres que arbitraron en el fútbol profesional

Guadalupe Porras, en el Deportivo-Málaga de esta temporada, disputado en el estadio de Riazor.

Guadalupe Porras, en el Deportivo-Málaga de esta temporada, disputado en el estadio de Riazor. ROLLER AGENCY

Esta noche en El Molinón (20.45 horas, Partidazo) Sporting y Oviedo disputan el derbi 107.º de la historia si se cuentan todas las competiciones (Copa, Trofeo "Principado", Primera y Segunda División). Un duelo más en la larga tradición de rivalidad regional, pero especialmente marcado en el arbitraje femenino español.

El del 24 de marzo de 2019, pase lo que pase en el terreno de juego, quedará ya para la posteridad: por primera vez en la historia de los derbis -más de 90 años- estará en la banda una asistente. Guadalupe Porras Ayuso (Badajoz, 1987) será una de las encargadas de impartir justicia hoy en Gijón en la cita más esperada por la Asturias futbolera. La pacense, que debutó el año pasado en Segunda, es la tercera mujer en la historia que consigue llegar a arbitrar en el fútbol profesional.

Además, junto con la asturiana Judith Romano (Llanes, 1982), de baja por maternidad, Porras es la única mujer en estos momentos que arbitra en Segunda División. "Es una muy buena asistente, excelente profesional que pone mucho interés. Todo el equipo arbitral está perfectamente preparado para afrontar un partido como el derbi asturiano", dice Romano, que tiene muy buena relación con Porras, que también es juez de línea internacional. "Coincidimos en las concentraciones, la tengo en mi lista de amistades. Es una chica encantadora que puede llegar lejos en el arbitraje", explica. Romano desea suerte a Porras y a todo el equipo arbitral. "Simplemente les digo que lo hagan como ellos saben. La concentración es un factor muy importante, pero están sobradamente preparados para hacerlo bien", finaliza.

María Luisa Villa (Puebla de Don Rodrigo, Ciudad Real, 1973), junto con Judith Romano y Guadalupe Porras, completa el círculo de las colegiadas que lograron debutar en el fútbol profesional -llegó a ascender a Primera, pero no debutó por un fallo en las pruebas físicas-. Ella fue la primera en conseguirlo y ahora es la coordinadora del arbitraje femenino en el Comité Técnico de Árbitros. "El derbi es un partido muy especial, pero para un árbitro es un encuentro más. Es cierto que el ambiente es diferente, pero eso no tiene por qué afectar a los colegiados. A Guadalupe le digo lo que al resto: que lo haga como siempre. Si está en Segunda es porque es buena. Para nosotros, como no puede ser de otra manera, no hay diferencia porque sea chica. Como el Sporting o como el Oviedo, ella también quiere ascender a Primera, como sus compañeros" dice la exárbitra internacional.

Porras, que es estudiante de Magisterio y fue jugadora en la selección extremeña de fútbol, llegó ayer a Gijón y hoy estará acompañada por el árbitro principal Isidro Díaz de Mera (Comité Castellano-Manchego) y el linier Diego Santaúrsula, del mismo comité. El cuarto árbitro será Ibai Rezola, vasco, y por último Miguel Ángel Pérez Lasa ejercerá de informador.

La asistente pacense, junto con el árbitro de esta noche, tuvo un desafortunado incidente la campaña pasada en el estadio Heliodoro Rodríguez López durante el Tenerife-Huesca, que acabó 2-4. Un aficionado local lanzó una moneda desde la grada que impactó en Porras, lo que provocó la suspensión del partido por parte de Díaz de Mera durante quince minutos. Aunque el juego pudo reanudarse, la Policía Nacional tuvo que saltar al campo y se vivieron momentos de mucha tensión.

Compartir el artículo

stats