El Oviedo dio ayer un gran paso para terminar como campeón en Primera infantil. El conjunto azul se impuso (2-1) en las instalaciones Tensi a un Sporting con el que llegaba a esta jornada empatado a puntos en lo más alto de la tabla. El cuadro carbayón se adelantó a los diez minutos por medio de Denzel. La igualada rojiblanca llegó antes del descanso, a através de Marcos Fernández. El tanto de la sentencia fue obra de Pelayo García a falta de media hora para el final.