A Miguel Vega Harwood, ovetense de 18 años, se le ha abierto una experiencia que no esperaba dentro del mundo del balonmano. El jugador del Vetusta, equipo de Segunda División, fue convocado para una concentración de la selección de Reino Unido. Ya había acudido a torneos y entrenamiento con la selección juvenil del país del que es natural su madre (su padre es ovetense), pero el pasado fin de semana fue un paso más allá y se entrenó por primera vez con la absoluta.

"Es un grupo joven", explica el jugador, que regresó ayer de la concentración. Para Vega "la experiencia fue bien" y espera que su próximo compromiso con Reino Unido sea "en un torneo sub-20". "Es un honor para mí", añade el extremo derecho del Vetusta, que tiene la doble nacionalidad española y británica.

"Querían verme entrenar con los adultos y creo que me fue bien, aunque siempre hay nervios", explica sobre su debut con un país que trata de evolucionar en un deporte que les ha dado poca gloria y que no está entre los más populares. "Se supone que Reino Unido es un país emergente en el balonmano. El nivel, comparado con España, es bajo; aquí es uno de los deportes más populares y allí está intentando crecer", añade.

La puerta de Reino Unido le abre opciones de cara al futuro como disputar algún torneo internacional, algo que le hace especial ilusión: "A ver si hay suerte y alguna vez puedo jugar un torneo importante con ellos".