Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Segunda División | La polémica tras el partidazo de Asturias

El Oviedo se "harta" y dispara contra Tebas

La entidad denuncia las "injusticias" que sufre la afición azul en los viajes La Liga guarda silencio

Javier Tebas, presidente de la Liga.

Javier Tebas, presidente de la Liga. EFE

Hartazgo, situaciones desagradables, profundo malestar, trato poco equitativo o injusticia. El Oviedo, en el día de su 93 cumpleaños, en un movimiento sin precedentes recientes en el club, decidió cargar abiertamente contra la Liga, entidad privada de la que forman parte todos los equipos de Primera y Segunda División y que preside Javier Tebas. La institución azul sostiene que en los últimos tiempos su afición está recibiendo un trato "desproporcionado" en los desplazamientos como visitante -muchas exigencias dependen directamente de la la Liga- y salió a la palestra para pedir un trato igualitario respecto a los otros equipos.

"Es el momento de decir las cosas como son (...). Queremos decirles a los organismos del fútbol que estamos al lado de nuestra afición", resumió ayer el consejero azul Fernando Corral en una intervención de media hora en la tienda oficial del club, fortaleciendo el comunicado del Oviedo de la medianoche del lunes en el que el club anunció que "interrumpe" relaciones con el Sporting tras el, según sostienen los azules, injusto trato que en la previa y durante el partido recibieron sus aficionados el día del derbi en El Molinón.

Corral quiso centrar su intervención en la defensa del aficionado y no en las relaciones con el Sporting y también dijo que el Oviedo "no se enfrenta a la Liga, hay más clubes que piensan de la misma manera". El movimiento del club azul, secundado por el máximo accionista del Oviedo Arturo Elías, el yerno de Carlos Slim, no tuvo ayer respuesta por parte de la Liga. Javier Tebas, fuera de España, en conversación telefónica con LA NUEVA ESPAÑA, eludió valorar la polémica. "Desde la Liga no haremos comentario alguno", respondieron más tarde fuentes oficiales de la patronal que dirige Tebas.

El posicionamiento del Oviedo se escenificará el domingo en el partido ante el Dépor (18.00 horas) en una protesta "pacífica y silenciosa" en la que los integrantes del consejo y los empleados no ocuparán sus asientos en el Tartiere hasta el minuto 12 de partido.

La postura del Oviedo ante la Liga, a la que también enviará un informe explicando por escrito sus quejas, viene tras una relación tirante en las últimas temporadas entre las dos instituciones.

Esta campaña, además de las quejas tras el derbi, hay varios momentos clave que explican el cabreo del Oviedo con los estamentos del fútbol, entre los que está la Liga. Al menos tres de ellos vienen incluidos en el comunicado del Oviedo. El pasado mes de enero se le denegó la entrada a 45 aficionados oviedistas en el campo del Extremadura, el Francisco de la Hera, sin que, según sostuvieron los hinchas, mediase ninguna explicación. Un mes antes, en diciembre del año pasado, fue el propio Tebas quien indignó a la institución azul tras hablar de una supuesta pelea entre aficionados del Oviedo y del Sporting de la que a día de hoy no hay constancia.

El presidente del Oviedo, Jorge Menéndez Vallina, dijo en la junta de accionistas de diciembre que tenía "serias discusiones con Tebas" y que el presidente de la Liga "pidió disculpas por esas declaraciones". Tebas, no obstante, no ha hecho públicas esas disculpas. Al Oviedo, en este caso como institución, también le ha irritado una publicación en Twitter de la Fundación de la Liga tras el derbi. "Buenos días y feliz semana", ponía el escrito, acompañado de una fotografía de la celebración del Sporting tras ganar al Oviedo. Esa publicación fue borrada después de que el Oviedo se quejase a la Liga en privado. "No entendemos ese trato, la fotografía no era correcta y entendíamos que resultaba ofensiva", dijo Corral. El Oviedo considera que la Liga pone especial ahínco en asuntos quizá de menos calado, y no en salvaguardar a los aficionados. "La Liga, que en muchos casos es tan puntillosa en asuntos como la iluminación y el césped, tiene algunas debilidades que tienen mucho que ver con la presencia de las aficiones", dijo Corral. El organismo de Tebas, desde esta temporada, como publicó LA NUEVA ESPAÑA el pasado noviembre, sancionó al Oviedo debido al césped -multas de un mínimo de 400 euros por partido- al incumplir el reglamento para las retransmisiones televisivas que regula la Liga. La entidad, a su vez, también solicitó al Oviedo el cambio de la iluminación. "Reconocemos que en su momento tuvimos esas carencias pero pusimos todo para solucionarlo", dijo Corral.

La afición del Oviedo, en especial las peñas, llevan tiempo solicitando al club azul -en público y en privado- una mayor defensa de los derechos de sus aficionados. De puertas para adentro, la sensación de ayer en la Asociación de Peñas Azules (APARO) era de alivio. "Por fin se atrevieron", sostenían fuentes de la asociación. Y públicamente las peñas apoyaron el posicionamiento del club en un comunicado y llamaron al resto de la afición a secundar la protesta de no entrar al Tartiere hasta el minuto 12 el domingo.

La protesta del Oviedo ante la Liga por el supuesto maltrato a sus aficionados y la futura escenificación en el Tartiere con el consejo a la cabeza puede marcar un antes y un después en las relaciones con la patronal. No ha sido habitual en las últimas temporadas una respuesta tan contundente por parte de un club. Osasuna fue otro de los que cargó contra la Liga, declarando incluso persona "non grata" a Tebas. Recientemente, además, se conoció que el Oviedo no asistió a la junta de la Liga en la que se sometió a votación un aumento de sueldo a Tebas que fue aprobado.

Compartir el artículo

stats