Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fallecimiento

La última entrevista de Rafael Henzel, uno de los supervivientes del avión del Chapecoense

Henzel, que la semana pasada estuvo en España recordando aquellos hechos, fallece tras un infarto - "En ese vuelo hubo errores que costaron la vida a 71 personas", señalaba

Rafael Henzel.

Rafael Henzel.

El periodista Rafael Henzel, superviviente del accidente aéreo que el 28 de noviembre de 2016 sufrió la plantilla del Chapecoense, murió este martes tras sufrir un infarto mientras disputaba un partido de fútbol con amigos, confirmaron fuentes del club brasileño.

Henzel estuvo en España la semana pasada para presentar el documental 'Nossa Chape', un trabajo que recuerda aquellos hechos y su impacto en una ciudad, Chapecó, de pequeño tamaño y fuertemente ligada al club. Tres futbolistas, una azafata y un mecánico, además de él mismo, fueron los supervivientes de aquel accidente en el vuelo que trasladaba al club desde Sao Paulo a Medellín, en Colombia.

En la tragedia murieron 71 de las 77 personas que se encontraban en la aeronave de la aerolínea boliviana Lamia. El equipo se dirigía a Colombia para jugar ante el Atlético Nacional la final de la Copa Sudamericana 2016 y Henzel viajaba en el avión junto con la plantilla para retransmitir el histórico partido.

"El Chapecoense estaba donde nadie esperaba. En una final. Y nos quitaron aquella posibilidad por una serie de negligencias y de errores. No había suficiente combustible, no nos dieron información durante el vuelo... Errores que costaron la vida a 71 personas", decía Henzel, que recordaba también que sólo había dejado de hablar del accidente "cuando estaba intubado. Hablar me ha ayudado".

"Nunca pensé en morir. Tenía muchos cortes en la cabeza y no veía nada. Solo gritaba 'ayudarme, ayudarme'. Después, escuché a una enfermera acercarse. Habían pasado cuatro horas"

Rafael Henzel, periodista y superviviente del accidente de avión del Chapecoense en 2016

"Nadie comentó que había problemas por falta de combustible. De repente, en pleno vuelo se paran los motores. Me coloco el cinturón de seguridad. Las luces del avión se apagan y volamos con las de emergencia. El avión empieza a planear y poco antes de llegar a la pista del aeropuerto de Medellín se parte en dos. Yo estaba en la penúltima fila. Los que viajan detrás y al lado mío murieron. Nunca pensé en morir. Tenía muchos cortes en la cabeza y no veía nada. Solo gritaba 'ayudarme, ayudarme'. Después, escuché a una enfermera acercarse. Habían pasado cuatro horas", resaltaba Henzel.

El día a día del Chapecoense no ha sido sencillo desde aquel día. Durante todo el año 2017, con la tragedia aún reciente, el club recibió el préstamo de jugadores para completar su plantilla y dispuso de ayuda para pagar los salarios de sus futbolistas. Incluso fue invitado a disputar el torneo Joan Gamper en el Camp Nou ante el Barcelona. Pero las dificultades han asomado de nuevo en el último año. No obstante, el club se mantiene en la primera división brasileña y su estadio se ha convertido en un santuario de recuerdo a las víctimas. "El campo es como un velatorio colectivo. Muchas personas van a la cancha para rezar. El Chapecoense ya convive con su historia", señalaba Henzel.

Compartir el artículo

stats