El Comité de Competición de Fútbol de Las Palmas sanciónó con dos años a un jugador infantil, del Guiniguada Apolinario A, por propinar un cabezazo a un rival en la cara.