Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

A carreras con la Legión

Mati Fernández, segunda en la prueba del Tercio: "Es muy dura"

Matilde Fernández, con el segundo premio.

Matilde Fernández, con el segundo premio.

Alrededor de 3.000 personas cantando el "Viva España" de Manolo Escobar en una línea de meta a pleno pulmón. Militares bailando sobre el techo de un vehículo militar blindado. O pasar corriendo al lado de la valla de Melilla, la que separa España de Marruecos. Está claro que "La Africana", una de las carreras que organiza la Legión, no es una prueba al uso. Lo experimentó en sus carnes la atleta avilesina Matilde Martínez. A sus 46 años completó los 50 kilómetros de recorrido en 4 horas y media. Le valió para ser segunda y disfrutar de una experiencia única. "La Legión es un cuerpo muy cercano", asegura.

Matilde Martínez acudió a Melilla este pasado fin de semana. Lleva 23 años corriendo, aunque reconoce la especial dureza de la prueba en el continente vecino. "Son 50 kilómetros, pero hay muchos desniveles, muchas cuestas. No es sencillo", afirma. Por suerte, la climatología le fue favorable. "No hizo demasiado calor. Sopló viento de levante. Como mucho hizo 18 grados", comenta.

Lo más llamativo de la carrera es la ambientación. Para Melilla, es todo un acontecimiento. Desde primera hora, resuenan las cornetas y los tambores. El espíritu castrense se apodera de la Ciudad Autónoma. El que no compite, está pendiente de los que sí. "Se respira un ambiente muy patriótico. Yo siempre quise pertenecer a un cuerpo de este tipo", cuenta la avilesina.

En la carrera participaron 3.000 personas. El pistoletazo de salida se dio cantando a capela el estribillo del "Viva España" de Manolo Escobar. En un momento del recorrido, los atletas se encontraron a cinco soldados subidos en el techo de un vehículo blindado. Con música más propia de una discoteca, bailaban animando el cotarro. La carrera también pasó por la plaza de toros. "Allí pintaron con cal el escudo de la Legión", rememora Mati. No todo es diversión. El recorrido de la prueba bordea la valla con Marruecos. "Lo cierto es que impresiona verla. No es como en la tele. Se ve el alambre de espino. Es duro", explica la avilesina.

El papel de Matilde Fernández fue excelso. Logró un segundo puesto en la categoría femenina. Le ganó, por diez minutos, una militar. En la clasificación general terminó en el puesto número 61. Nada más cruzar la línea de meta, Mati se desmoronó de la emoción. "De los 3.000 que empezamos, solo la terminamos unos 1.300", asegura.

La avilesina, veterana corredora del panorama local, acudió allí buscando nuevos retos. "Después de tanto tiempo corriendo, se pierde un poco la motivación", asegura. Pero poca motivación hace falta cuando se está a carreras con la Legión.

Compartir el artículo

stats