DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Hijo De Esther

Ese "currante"

Si Isco currara en el campo solo una infinitésima parte de lo que lo hacen los trabajadores de la estafeta de Correos de la calle León y Escosura en Oviedo, no habría equipo en el mundo con dinero suficiente para arrebatárselo al Real Madrid capaz de pagar por él en el caso de querer ficharle. Digo esto porque parece, para determinados puristas, que trabajar en el campo es solo para algunos y que si estás tocado con alguna varita mágica de la calidad (el malagueño evidentemente sí) eres excedente de cupo (los que habéis hecho la mili lo entenderéis) en lo que a correr hacia atrás se refiere. Pues no es así, no. No es así ni en lo de trabajar, ni en lo de la actitud, ni en lo de sobar la pelota, ni en lo de la chulería, ni en lo de cientos de defectos más que jalonan la trayectoria y la personalidad del de Arroyo de la Miel. No veo el día en que Florentino Pérez lo venda y dejemos de aguantar tonterías de "niños prodigio" que se han quedado en el camino más por su mala cabeza que por otra cosa. Estas letras valen también para Asensio. Sin la chulería de Isco pero con la misma "cachaza" que el otro. "Asensio me recuerda a Martín Vázquez", decía ayer un amigo con verdadero tino.

Estas reflexiones las hago después de aburrirme solo lo justo y necesario durante el partido de ayer contra el Villarreal en el Bernabéu. Un partido con buenas noticias como Brahim o la vuelta de Vinicius. También los goles de Mariano, aunque llegan muy tarde. El buen tono de un central, Vallejo, al que yo tenía mucha fe pero que poco a poco se ha ido diluyendo entre lesión y lesión. La mejoría de Kross pese a que le sigue costando correr hacia atrás y el modo "moto" sin conductor ni cabeza de Lucas Vázquez. Hay que destacar un futbolista por encima de los demás: Valverde, que lleva unos partidos a gran nivel y que ayer volvió a repetir buena actuación en un puesto que le va como anillo al dedo como es el de interior, mejor que de pivote. Entre lo malo o menos bueno, el descorazonador juego de Casemiro, que muchas veces parece ser el propietario de dos pies izquierdos. Mucho tedio para ver más de lo mismo de siempre, con los mismos defectos y amaneramientos.

En resumen, el Madrid está de saldo y pese a ello creo que Zidane al final no hará una lista muy larga de descartes. Se irán casi seguro Ceballos, Mariano, Vallejo, Llorente y Bale. Quedan por despejar las incógnitas tipo Isco, Marcelo o Modric, pero para mí que el tratamiento de Zidane será más conservador que radical. Y de paso le ahorrará unos millones al Madrid. Ya queda una jornada menos de aburrimiento. ¿Cuándo se acabará este absurdo?

Compartir el artículo

stats