09 de junio de 2019
09.06.2019

Lucía rescata a España

La asturiana, que salió en el segundo tiempo, provoca el penalti del 2-1 y marca el tercer gol de la Roja en su debut en el torneo

09.06.2019 | 00:59

España pasó del miedo a fracasar a la satisfacción por haber cumplido el primer objetivo y por haber hecho historia. La Roja se impuso ayer a Sudáfrica, el rival en principio más asequible en su grupo, tras remontar un gol en contra en la que acabó siendo la primera victoria de la selección femenina en una Copa del Mundo. Una triunfo que tuvo en la asturiana Lucía García a una de sus grandes protagonistas.

La guaja de El Pino (Aller), de 20 años, salió en el segundo tiempo después de que a España, en el primero, le pesara en exceso el debut. La rapidez de las sudafricanas, su principal virtud, bastó ante una España que se empeñó en dar muchos pases cuando parecía evidente que no estaban sirviendo para nada y que les pesaba demasiado la responsabilidad. El nerviosismo aumentó cuando la veloz Kaglatlana, la más peligrosa del cuadro africano, culminó una contra con un disparo alto desde fuera del área que sorprendió a la portera Sandra Paños.

El gol produjo un cortocircuito en el sistema de juego español, cada vez más impreciso y más improductivo. Las ocasiones no llegaban porque el balón no se movía con velocidad, porque el juego de toque no iba acompañado por una enérgica presión cuando se perdía la posesión y porque, se les veía en la cara, el tanto en contra les pesaba como una losa.

Jorge Vilda, el seleccionador nacional, decidió reaccionar rápido e introdujo dos cambios tras el paso por los vestuarios. Uno de ellos fue el de Lucía, que se colocó en el flanco derecho del ataque español y que acabó siendo decisiva para la suerte del partido. El descaro de la delantera, formada en el Real Oviedo y que desde hace tres temporadas juega en Primera con el Athletic, fue clave. Cada vez que se hacía con el balón, encaraba a su rival y le metía en problemas. Antes de que llegara el empate, Lucía ya había forzado dos tarjetas amarillas.

España rondaba el área y parecía más sencillo que llegara el gol, aunque tardó. En el minuto 69 a Jenni Hermoso le llegó un balón dentro del área y su disparo fue repelido con la mano por una defensa. El VAR confirmó un penalti que transformó la propia Hermoso. La misma que lanzó la segunda pena máxima para la Roja, que llegó tras una dura entrada de Vilazaki sobre Lucía que le costó la segunda amarilla. Y todo Aller botó cuando su guaja, la que tiene una peña en su honor en El Pino, hizo el tercer y definitivo gol de una España que ayer se quitó los nervios.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

Un ejemplo de Afouteza e Corazón

LaLiga reconoció a la afición del conjunto celeste con el premio "Jugador 12" en la pasada temporada. Sin ellos hubiera sido imposible "A Nosa Reconquista"