10 de junio de 2019
10.06.2019

Siguiente pantalla

El Oviedo, un modelo de regularidad desde su vuelta a Segunda, necesita ya un salto de calidad

10.06.2019 | 00:57

Desde su regreso al fútbol profesional, el Oviedo es un modelo de regularidad: noveno en la temporada 2015-16, con 59 puntos; octavo en la 16-17, con 61; séptimo en la pasada, con 65; y octavo en la actual, con 63. Números que facilitan un par de reflexiones: que el club está en el buen camino, tras casi tres lustros de peligrosa inestabilidad; y que falta algo, un detalle, para dar el salto hacia la siguiente pantalla. La segunda etapa de Sergio Egea es demasiado corta como para entrar en valoraciones, pero ese plus que necesita el Oviedo parece más relacionado con la plantilla que con el entrenador. Juan Antonio Anquela exprimió los recursos que pusieron en sus manos y dejó el mejor balance de estos cuatro años: 65 puntos y el equipo empatado con el sexto, el Numancia. Como la base del equipo está hecha, ahora le toca a la secretaría técnica acertar con tres o cuatro fichajes estratégicos. Sin ellos, poco importará quién se siente en el banquillo. Eso sí, tanto el elegido como los jugadores tienen que dar un paso adelante y, confirmado el "sorpasso" asturiano, justificar los aires de grandeza que soplan desde México y la impaciencia de una afición que se ha olvidado muy pronto de donde viene.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

Buscador de deportes

Mi equipo tiene la mejor afición

La afición es uno de los elementos clave para los equipos. Los aficionados sienten los colores y el escudo igual que los propios jugadores