05 de agosto de 2019
05.08.2019

Becerro y Castañón acusan a Martínez de amenazas un día después del Sella

El palista derrotado, que se disculpó por su actitud en la meta, no quiso hablar del incidente de ayer con los ganadores del Descenso en su hotel

05.08.2019 | 01:47
Los cuatro primeros K-2 a su paso por Llovio, un kilómetro antes del incidente que provocó la reclamación de Martínez y Llamedo.

El Sella de 2019 bajó con polémica incluso 24 horas después. A los reproches públicos de Julio Martínez en la meta de Ribadesella hacia José Julián Becerro y Miguel Fernández Castañón, ayer a mediodía siguió un incidente en el parking del hotel El Capitán, en Parres. Según distintas versiones, confirmadas por Becerro y Castañón, Martínez les insultó y amenazó por lo ocurrido en la prueba. La polémica siguió por la tarde, con un comunicado oficial del comité organizador del Sella (Codis), reprobando el comportamiento de Julio Martínez, y se suavizó posteriormente con una nota del palista cántabro, en la que pedía disculpas por "los desafortunados sucesos" del sábado, pero sin hacer ninguna mención a lo ocurrido ayer.

"Las amenazas son algo público y no voy a comentar nada más". De esta manera zanjó José Julián Becerro lo ocurrido ayer a mediodía en el parking del hotel El Capitán, donde pasaron la noche los ganadores del Sella. Cuando se disponían a marcharse, Becerro y Miguel Fernández Castañón se encontraron con Julio Martínez, que les insultó y amenazó por lo que él considera "una actitud antideportiva" de sus rivales en el paso de una sequera a la altura del apeadero de Llovio, al inicio de la ría de Ribadesella. "Les avisé de que no nos cerraran, dieron un timonazo y nos cerraron aún más. Hemos destrozado el barco, casi nos hundimos, no he visto algo así en el Sella jamás", declaró el sábado Martínez, que ayer no quiso comentar nada sobre lo ocurrido en el hotel.

Mientras que Becerro insistía en no entrar en polémicas "porque no beneficia al Sella ni al piragüismo", Miguel Fernández Castañón confirmó las amenazas no sólo de Julio Martínez, sino de su compañero en el K-2, Emilio Llamedo, y las atribuyó a "una perreta de niños de colegio. Cuando no sabes perder te dedicas a amenazar".

Castañón espera que las cosas se calmen para no tener que tomar otro tipo de medidas. "Si Julio no me respeta, yo tampoco a él. Tengo 36 años y a mí no me trata nadie como a un niño de 18, gritándome en la orilla y amenazándome un día después. No le tengo miedo a él ni nadie. Si esto sigue en esta dinámica, algo habrá que hacer". Y añadió: "Estuve dos años con Julio y lo conozco muy bien. Sé que es un fanático del Sella, pero su comportamiento es injustificable".

Y sobre el origen del conflicto, el avilesino tiene muy claro que "no hay maniobra ilegal. El que entra delante es el que marca la dirección. El que va detrás, se pone a cola o se arriesga a chocar con una piedra. Se quejaron de que nos abriéramos, cuando habíamos ganado la posición limpiamente 200 metros antes. Entramos a la corriente delante, salimos, pegamos un tirón y nos marchamos".

El comité de competición avaló la versión de los ganadores, desestimando el recurso de Martínez y Llamedo. El Codis lamentó ayer "la desagradable situación vivida  con posterioridad a la competición, con insultos y amenazas de determinados palistas". Más tarde, a través de su club, Los Rápidos de Arriondas, Julio Martínez atribuyó lo ocurrido en la meta a "la tensión del apretado final" y ofreció sus "más sinceras disculpas al público asistente, el Codis, los participantes, y a los señores Becerro y Fernánez Castañón".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

Buscador de deportes

Un ejemplo de Afouteza e Corazón

LaLiga reconoció a la afición del conjunto celeste con el premio "Jugador 12" en la pasada temporada. Sin ellos hubiera sido imposible "A Nosa Reconquista"