26 de octubre de 2019
26.10.2019
La Nueva España

Cazorla canta los 300

El centrocampista asturiano celebra con una contundente victoria su marca en el Villarreal

26.10.2019 | 02:16
Marcos Senna, director de Relaciones Institucionales del Villarreal, entre Cazorla y Moi Gómez, homenajeados por sus 300 y 100 partidos en el club.

Villarreal, Efe

El Villarreal se impuso por 4-1 al Alavés y dormirá en la zona 'Champions' tras un gran encuentro que decidió la mayor calidad ofensiva del conjunto castellonense, que sigue intratable en su estadio, mientras que el equipo vasco continúa negado en sus visitas.

Firmó una buena primera parte el Villarreal, que supo controlar y manejar el partido, manteniendo la posesión de la pelota y buscando la velocidad para hacer daño, si bien solo pudo plasmar su superioridad en el marcador al descanso con una exigua ventaja. En el arranque de la segunda parte, el Alavés empató e incluso pudo adelantarse en el marcador, pero la pegada local resultó demoledora.

El primer gol de los locales llegó con un buen pase de Gerard Moreno al espacio para dejar a Ekambi ante Pacheco. El camerunés no perdonó. El partido cambió por completo en el arranque del segundo periodo. El Villarreal saltó con menos intensidad y una espectacular chilena de Lucas, a los cinco minutos, supuso el empate y cambió el escenario del encuentro. Los vitorianos comenzaron a llegar con mucho peligro. Calleja llamó a rebato a los suyos con la entrada de Chukwueze en el campo y Cazorla vio cómo un poste le impedía adelantar al Villarreal. El partido estaba vibrante y fueron los locales los que golpearon primero. De nuevo Ekambi vio puerta tras una gran asistencia de Moi Gómez.

No se vino abajo el Alavés y el encuentro era un ir y venir constante. Sin embargo al final el equipo local logró otros dos goles, de Gerard y Ontiveros, que sentenciaron su triounfo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

Disfruta del paraíso sportinguista

En el Área Movistar LaLiga la afición rojiblanca puede elaborar sus propios cromos o probar sus conocimientos del club.