Suscríbete BLACK WEEK

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un OCB cojo en la base

La dificultad de Coggins y Expósito para dirigir el juego del Liberbank Oviedo deja muy solo en esa faceta a Sergio Llorente

Tre' Coggins, rodeado de jugadores del Almansa, se dispone a tirar a canasta el sábado en el polideportivo de Pumarín.

Tre' Coggins, rodeado de jugadores del Almansa, se dispone a tirar a canasta el sábado en el polideportivo de Pumarín. LUISMA MURIAS

Que Tre' Coggins estuviera muy mal el sábado en la derrota (70-72) del Liberbank Oviedo ante el Almansa es grave porque el otro que podía sustituir a Sergio Llorente en la posición de base, Guim Expósito, ni siquiera piso el parqué del polideportivo de Pumarín. Y no lo hizo por

Tre' Coggins, que suele estar más cómodo jugando de escolta, liberado de la responsabilidad de subir el balón, fue incapaz de dar sentido al juego del Oviedo Baloncesto cuando le tocó hacerlo. Perdió cuatro balones pero, sobre todo, frenó al equipo cuando mejor estaba jugando, lo que provocó que el Almansa nunca termina de irse del partido y llegara a los últimos instantes con opciones. Javi Rodríguez, al término del partido, reconoció que su jugador no había estado en el partido: "Tre' hoy (por el sábado) no ha estado", sentenció el gallego.

El que sí estuvo, pero no pisó el parqué, fue Guim Expósito. El catalán ha sido una apuesta del club que tenía tanto sentido como riesgo. Un jugador de 1.98 que puede hacer las veces de base encajaba muy bien en el equipo que estaba confeccionando el Oviedo Baloncesto, donde prima el físico y la defensa sobre otras facetas del juego. El riesgo estaba en la capacidad de adaptación del jugador, que llegaba procedente de la Liga sueca, mucho más floja que la LEB Oro. La realidad es que el jugador se encuentra aún en ese proceso de adaptación y tampoco se termina de encontrar cómodo con las asfixiantes defensas rivales. Si Expósito termina de adaptarse y coge confianza aún puede ser un jugador importante en el equipo. Tiene físico para ello.

A Javi Rodríguez le toca ahora reconstruir fundamentalmente la confianza de estos dos jugadores para afrontar una semana muy dura para el equipo ovetense. Mañana (21.30 horas) visita al Tau Castelló y el domingo (18 horas) al Leyma Coruña, dos rivales muy duros que llegan después de tres derrotas y con el equipo asturiano situado en la parte baja de la clasificación. El OCB va a necesitar que al menos uno de los dos, Coggins o Expósito, de un paso al frente para que Sergio Llorente pueda tomarse un respiro durante los partidos y no llegue al final tan cansado. Al madrileño se le notó la fatiga ante el Almansa cuando en el tramo final del partido, a falta de 24 segundos y con el marcador empatado a 70, perdió un balón clave con un pase a ninguna parte.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats