Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El francotirador del Vallobín

Manolo Gayol firmó contra el Avilés el tercer gol desde el centro del campo de su carrera l "Hay que probar suerte", afirma

Manolo Gayol, en un partido de esta temporada.

Manolo Gayol, en un partido de esta temporada. CAROLINA DÍAZ

Manolo Gayol es un francotirador futbolístico. Un tipo con puntería que el domingo pasado ante el Avilés firmó su tercer gol en su corta carrera -tiene 24 años- desde el centro del campo. Una diana fabulosa que, aunque no sirvió al modesto equipo ovetense para llevarse los tres puntos, sí

Gayol tenía en mente la jugada del gol del domingo desde el primer minuto del partido. Se lo había dicho en el campo a su compañero, Trelles:

-"Hay que probar a tirar, que el portero suyo está muy adelantado", le comentó. Fue la intrahistoria de un golazo.

Era el minuto 13, cuando el Avilés desperdició un ataque. El Vallobín salió a la contra, con Gayol como caballo de batalla. Cruzó el centro del campo y apenas levantó la vista. Sabía que Borja Piquero estaba adelantado. Chutó y triunfó. "Pensé que se me iba fuera, la verdad, porque vi que cogía demasiada altura", explica el futbolista del Vallobín.

El balón salió rápido, y, efectivamente, Piquero, el portero del Avilés, solo pudo comprobar cómo la pelota entraba en su portería. "Por intentarlo de vez en cuando no pasa nada", se resta importancia Gayol, al que en el vestuario felicitaron por su gran gol.

Si bien, el sabor de boca que se quedó en la expedición ovetense acantonada en el Suárez Puerta fue agridulce. Al final, el Avilés logró remontar el partido. "Quizás se nos terminó la gasolina. El segundo gol suyo nos destrozó. Encima, poco antes pude haber marcado yo para volver a adelantarnos", se lamenta el futbolista, que no es la primera vez que logra un gol desde una distancia sideral.

Hace dos temporadas, en las filas del Universidad de Oviedo, metió otros dos. Curiosamente, como sucedió en el que anotó en Avilés, lo hizo también como jugador visitante. "Es una coincidencia llamativa", cuenta Gayol sobre los goles. En la actualidad, el atacante lleva tres dianas. "Las otras dos no fueron tan bonitas, fueron más de estar en el sitio", describe el jugador del equipo ovetense.

El Vallobín, tras el resultado en el Suárez Puerta, cierra la tabla en Tercera División. "Podíamos tener más puntos", añade el protagonista de la jornada. El modesto equipo ovetense debuta esta temporada en categoría nacional. Salvo por cuatro jugadores, el resto de los integrantes de la plantilla ovetense no sobrepasan los 25 años. Entre ellos, está Gayol un francotirador futbolístico que lució su puntería en Avilés.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats