12 de noviembre de 2019
12.11.2019

Oviedo y Sporting mantienen la guerra fría

El dispositivo de seguridad reabre las heridas entre ambos equipos | El Sporting renuncia a las 1.200 entradas para el derbi y no habrá aficionados rojiblancos el domingo en el Tartiere

12.11.2019 | 19:58
Una imagen de la reunión en la Delegación del Gobierno.

Ni mejora en las relaciones entre ambos clubes, ni solución para el largo viaje para los aficionados que se desplacen desde Gijón a Oviedo. El resultado: el derbi entre el Oviedo y el Sporting (domingo, 16 horas, en Vamos) no contará con presencia de aficionados rojiblancos en las gradas. Al menos, no en la zona reservada para la afición visitante. El Sporting ha decidido rechazar las 1.200 entradas que el Oviedo tenía previsto enviar a Gijón para el partido de este domingo. El club, tras ponerse de acuerdo con Federación de Peñas y Unipes, toma esta medida después de que esta mañana, en Delegación de Gobierno, no saliera adelante la propuesta de que la afición rojiblanca pudiera desplazarse a la capital del Principado libremente. El Sporting había propuesto también participar en la logística fletando autocares para sus aficionados.

Todo comenzó por la mañana en la reunión convocada a las doce en la sede de la Delegación del Gobierno en Oviedo para poner en común el dispositivo de seguridad para trasladar de Gijón a Oviedo a los aficionados del Sporting. La idea lanzada por la Delegación del Gobierno de que los seguidores del Sporting se desplazaran libremente al Carlos Tartiere en el partido del domingo se encontró la oposición de los clubes, que ven en la medida riesgos. Oviedo y Sporting solicitaron a las fuerzas de seguridad que se mantenga un sistema similar al de los últimos derbis aunque agilizando los plazos. "La Delegación del Gobierno ha pasado de las medidas estrictas de otros derbis a solo tener dispositivo de traslado a los grupos de riesgo y dejar libertad absoluta al resto de aficionados. Nos parece que dejar libertad total puede generar conflicto", expuso Fernando Corral, portavoz del Oviedo al término de la reunión. "Pero se toma una decisión excesivamente laxa. Se busca un término medio", agregó.

Javier Martínez, vicepresidente del Sporting, aseguró que "la libertad de desplazamiento de los seguidores chocaba con la postura del Oviedo, y no les falta razón por extremar las medidas de seguridad".

Ya por la tarde, el Sporting rechazó las 1.200 entradas que el Oviedo dispone para aficionado azules por las estrictas medidas de seguridad. Así lo explicó Javier Martínez: "Buscamos la comodidad de nuestros aficionados, de acortar las horas, Si nuestros aficionados no encuentran comodidad para ir al partido y no hay consenso es bastante probable que rechacemos las entradas". Y abundó: "Es la postura que nos piden los aficionados. Nuestros aficionados nos dicen que si espera es muy larga prefieren rechazar las entradas".

Además, el club rojiblanco hizo público un comunicado en el que pone negro sobre blanco su posición y que se reproduce íntegramente a continuación:

El Real Sporting de Gijón ha acudido a la convocatoria de reunión efectuada en el día de hoy por la Delegación de Gobierno de Asturias, junto con representantes del Real Oviedo y con interlocutores tanto de las distintas aficiones como de los cuerpos y fuerzas de seguridad.

Vaya por delante el máximo reconocimiento de esta entidad hacia todas las fuerzas y cuerpos de seguridad que intervienen de una u otra forma en el operativo, por su trabajo, dedicación, esfuerzo y atención hacia nuestra afición.

En el transcurso de la reunión mantenida, el Real Sporting de Gijón buscó en todo momento la defensa de su afición sin distinción alguna, así como de manera expresa la normalización y convivencia que debe de potenciar al deporte y a sus valores en Asturias, siempre desde el mutuo respeto a los respectivos colores y sentimientos, especialmente cuando estamos ante una gran fiesta del fútbol en nuestra región que, más allá de separarnos como asturianos, debe acercarnos en el marco de esta competición futbolística.

La Delegación General del Gobierno en Asturias propuso flexibilizar las medidas adoptadas en anteriores ocasiones, diferenciando para la realización de controles de manera expresa la grada destinada a la afición visitante.

El Sporting propuso, tanto para la disputa de este encuentro como para el de vuelta, que no hubiera diferenciaciones, conscientes de que el partido a disputar por ambos equipos tenía que ser una fiesta del fútbol asturiano, y conscientes de la ausencia en las últimas temporadas de incidentes entre aficiones tanto en los desplazamientos a Oviedo como en los efectuados al estadio de El Molinón Enrique Castro Quini.

Finalmente, el Real Oviedo como club anfitrión se negó a dicha posibilidad planteada por el Real Sporting, y propuso un concepto de traslado en burbuja para la totalidad de los aficionados del Sporting que, en modo alguno, puede considerarse como aceptable, y que no suponía más que reducir de forma mínima los tiempos de espera y desplazamiento previos.

El Real Sporting de Gijón se ha negado a entrar en más discusiones que no pasen por el respeto a sus aficionados de forma igualitaria y a lo que entiende que deba de ser una mínima sensibilidad a lo que ha de entenderse como una fiesta del fútbol en Asturias.

Una vez concluida la referida reunión, el Consejo de Administración del Real Sporting de Gijón ha tomado la decisión unánime de no recepcionar entradas para su venta del partido del próximo domingo en el Carlos Tartiere a disputar entre nuestro primer equipo y el Real Oviedo. Tampoco serán recepcionadas entradas de cortesía/protocolo.

Así lo ha decidido, tras consensuarlo con la Federación de Peñas Sportinguistas, Unipes y una significativa representación de la grada de animación de nuestro campo.

Lamentamos profundamente tomar esta decisión, que esperamos entiendan nuestros jugadores y nuestra afición, que a buen seguro y aunque sea en la distancia alentará como siempre hizo a nuestro equipo para que vuelva a su ciudad con la victoria.

Puxa Sporting !!

Paralelamente, Oviedo y Sporting no han llegado a un acuerdo para reestablecer relaciones después de que la entidad azul rompiera los lazos con el club rojiblanco tras el último derbi por el trato a la afición carbayona. Los representantes de las dos instituciones asturianas se vieron las caras esta mañana en la Delegación del Gobierno, para tratar las medidas de seguridad de cara al derbi. Las dos expediciones se saludaron de forma afectuosa antes de la reunión.

Al término de la reunión. Fernando Corral, portavoz del consejo del Oviedo, lanzó un guante al Sporting tratando de normalizar las relaciones entre ambos, después del comunicado que tras el último derbi lanzó el club azul anunciado que rompía "relaciones institucionales". "Ha habido una conversación cordial entre presidentes y nos ponemos a disposición del Sporting", señaló Corral. "El trato con el Sporting es totalmente cordial. Nuestra disposición al entendimiento es total, respetando las cuestiones de comodidad para su desplazamiento", añadió, antes de señalar que "no habrá comida entre directivas entre otras cuestiones porque no hay un horario propicio". Sobre el cambio en la situación, Corral explicó que llegaba tras una "conversación" que "era necesaria porque hay necesidades desde el punto de vista protocolario. Lo único que ha cambiado es que hay un partido".

Minutos después, fue Javier Martínez, vicepresidente del Sporting el que expuso la postura del club rojiblanco ante los medios: "En el momento en que representamos a entidades públicas las explicaciones no deben ser solo privadas. Sino públicas. La primera nota de prensa fue de una manera pública a las doce de la noche. Otras explicaciones también deben de ser públicas", explicó. "No hay comida de protocolo, luego intenciones para que las relaciones se encaucen no lo hay", añadió.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes