23 de noviembre de 2019
23.11.2019

Igualdad en el derbi asturiano

Los entrenadores de Real Oviedo y Belenos, pendientes del estado de El Naranco para el duelo de mañana

23.11.2019 | 01:02

La lluvia, el estado del terreno de juego, las bajas de última hora y cualquier pequeño detalle pueden ser claves en el derbi del rugby asturiano que tendrá lugar mañana, a las 12 horas, en El Naranco y que medirá al Real Oviedo y al Belenos. Un partido al que llega mejor clasificado el equipo avilesino, que es décimo del grupo A de División de Honor B, con 19 puntos, pero en el que el Real Oviedo, que es noveno con 9 puntos, tratará de confirmar las buenas sensaciones que ha dejado en las últimas jornadas.

Jordi Sánchez, entrenador del "Quince del Oso", recibió ayer dos malas noticias. Y es que no podrá contar ni con el argentino Renzo Gardonio, al que le han diagnosticado apendicitis y será operado, ni con Ramses Alonso, por enfermedad. "Estamos un poco tocados por estas dos bajas, son jugadores importantes, pero nos repondremos", explicaba el entrenador del quince carbayón, también con pasado en el Belenos. "Es un equipo que conozco bien porque estuve allí, tienen un gran juego de delantera, la mayoría de sus ensayos los han logrado en mauls". Por eso, piensa que un mal estado del terreno de juego, en el que sea difícil el juego a la mano, puede ser beneficioso para su rival.

Por su parte, el entrenador del Belenos, Gonzalo Padró, asegura que los suyos llegan con muchas ganas: "Hemos tenido dos semanas para prepararlo y llegamos de la mejor manera. Todos sabemos lo que significa un derbi y sólo pensamos en ganar", destaca el entrenador de los avilesinos, quien reconoce que desde su llegada Asturias tenía marcada en rojo la fecha del partido: "Desde el primer día me han dicho que tenemos que llevarnos este encuentro".

De los que mañana serán sus rivales, Padró destaca su combatividad. "Nos encontraremos un equipo aguerrido que va a querer combatir desde el primer minuto", afirma el entrenador, que cree que el estado del terreno de juego y la disciplina serán claves. "Hemos insistido mucho en lo que pueden influir las amarillas", apunta el argentino, que espera que el derbi sea una fiesta en la grada: "Seguro que además estaremos arropados por nuestra afición".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes