Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El cerebro de la Davis

"El 90% del tiempo de Piqué es el fútbol", dice el ovetense Galo Blanco, director deportivo del torneo

Gerard Piqué, futbolista del Barcelona y presidente de Kosmos, y Galo Blanco, director deportivo de la Davis, 
durante uno de los actos promocionales del torneo.

Gerard Piqué, futbolista del Barcelona y presidente de Kosmos, y Galo Blanco, director deportivo de la Davis, durante uno de los actos promocionales del torneo. Kosmos

Bautista, "un gladiador", Nadal, "nada nuevo" y Carreño... "es gijonés, yo ovetense...pero es un jugadorazo". Galo Blanco (Oviedo, 1976) es, con el permiso de Gerard Piqué, presidente del Grupo Kosmos, el cerebro y uno de los ideólogos del nuevo formato de la Copa Davis -119 años después tocó revolución- que

El ovetense desgrana las claves de la revolución en la Davis. Piqué y su equipo idearon un plan basado en tres premisas: atraer a los mejores tenistas, incrementar el interés de los anunciantes y aumentar la visión mediática. "Tachamos la casilla de las tres fichas. Hemos conseguido traer a los mejores tenistas y pasamos de tener cuatro a once sponsors. Además, la Copa Davis se ha retransmitido en 170 países diferentes por 40 televisiones y han venido 650 periodistas acreditados", indica.

El cambio en el formato provocó numerosas dudas en el mundo del tenis. Uno de los argumentos de los críticos es que la revolución de Piqué bajaría el ritmo de la competición. Blanco cree que al final ha sido un acierto: "Se ha demostrado. No se perdió la épica en ninguna ronda y en los partidos hubo de todo. Enganchamos al público dudoso y escéptico. Pero no nos podemos quedar aquí, tenemos que tomarnos un respiro de dos o tres días y empezar a mirar hacia el futuro".

El horario de los encuentros -algunos partidos acabaron de madrugada- ha sido la crítica más repetida durante el torneo. Incluso el propio Rafa Nadal habló sobre el asunto tras concluir uno de los encuentros pasadas la dos de la madrugada. "Es lo que hay", dijo el balear. El director del torneo asegura que ya valoran opciones para ediciones futuras. "Los horarios en el tenis, desgraciadamente, no son como en el fútbol. Es complicado calcular el tiempo que va a pasar de partido a partido. Hubo fases que nos fue todo en contra, pero son cosas que no podemos controlar y es complicado. Ya estudiamos distintas opciones, como abrir una cuarta pista y reducir tiempos. También empezar los partidos un poco antes", recalca Galo. Para el equipo organizador de la Davis es positivo, al menos de puertas para adentro, que España se haya alzado con esta primera edición llena de cambios. "Que tenga éxito siempre es positivo. Al ser el primer año, que España gane le da más bombo. Pero la idea es seguir evolucionando y que en los años venideros las gradas se llenen de colores".

Galo Blanco ha tenido que convivir en esta edición cerca de todos los tenistas. "Estuve con todos los equipos. Mi principal trabajo es que vaya todo fluido, que estén bien atendidos. La logística es nuestro campo de trabajo. Cada delegación tenía 20 representantes, en total casi 400 personas. Nosotros somos un equipo pequeño, comenzamos siendo cinco personas y ahora somos cuarenta, vamos hacia adelante", incide Galo, que destaca a los españoles tras su éxito. "Se merecen todo. Hablé mucho con Bautista, todo el equipo estaba tocado (falleció su padre durante el torneo). Demostró ser un gladiador que se sobrepone a todo. No tengo palabras hacia todo lo que hizo".

Sobre Nadal, no se sorprende, "estaba muy contento con la organización y nos aportó mucho. De Rafa, nada nuevo" y, para valorar a Pablo Carreño, su paisano, tira de ironía, "el gijonés y yo de Oviedo. ¡Y el fin de semana pasado coincidió el derbi! Pablo es un fenómeno, que tuvo la mala suerte de la lesión. Nos dará mucho".

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats