Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Partido de cine en A Malata

"Firmo la salvación del Marino y el play off del Racing", dice el actor Javier Gutiérrez, nacido en Luanco y criado en Ferrol

El actor Javier Gutiérrez aplaude en el palco de A Malata.

El actor Javier Gutiérrez aplaude en el palco de A Malata. DIARIO DE FERROL

Cuando atiende a LA NUEVA ESPAÑA por teléfono, el actor Javier Gutiérrez (Luanco, 1971) va camino de Murcia. Estará a mil y pico kilómetros de A Malata, el campo del Racing de Ferrol, ciudad de su infancia y juventud y donde hoy (17.00 horas) el Marino de Luancose juega tres puntos

Se le escucha entrecortado, pero se adivina el tono de Marcos Montes, el entrenador de la emocionante "Campeones", o de Juan Robles el decrépito inspector de "La Isla Mínima". Ganador de dos premios Goya, Javier Gutiérrez se describió siempre como un obrero de la interpretación. También es un enamorado de ese fútbol, proletario en su estilo, que se desarrolla en la Segunda División B del fútbol nacional. "Soy culé, pero si me das a elegir entre una Liga de Campeones del Barcelona y que suba el Racing a Segunda División, me quedo con el ascenso", reconoce Gutiérrez.

Su relación con Asturias es familiar. Nació en Luanco. Recientemente estuvo en Gijón en el Jovellanos. Vino a recoger un premio. Otro más. No para y eso le impide ver el encuentro de hoy entre el Racing y el Marino. "Es una pena porque a mi familia le habría gustado estar. Conservamos casa en Belmonte de Miranda. Siempre que puedo me escapo a Asturias", asegura.

Antes de salir a la calle y que le reconocieran, Javier Gutiérrez soñó con ser jugador del Racing de Ferrol. "Me escapaba a ver sus entrenamientos cuando era pequeño. Me quedaban cerca de casa. Todavía no soy capaz de dormirme sin mirar todas las noches la clasificación, a ver cómo va mi Racing. Siempre que viajo, hablo del equipo", cuenta.

Al Marino de Luanco no le sigue nada. Pero conoce algunos detalles del conjunto que entrena otro mítico del fútbol de siempre como es Oli. "Sé que han logrado ascender este año y mantenerse en Segunda B será un verdadero triunfo. Hombre, lo más bonito sería que los dos equipos lucharan por subir a Segunda", cuenta. Puestos a imaginar, que los dos suban a Primera, debe pensar el intérprete.

Un intérprete que siempre ha estado ligado al balón. Uno de sus papeles más ignotos fue el de Rafa, el kioskero de "El Penalti más largo del mundo". La cinta protagonizada por Fernando Tejero narraba las peripecias de un equipo de Tercera Regional, al que en su partido clave le pitan un penalti en contra y, tras una invasión de campo, el partido se suspende a la semana siguiente. Javier Gutiérrez era el narrador del modesto Estrella Polar y cumple su sueño cuando le publican una nota en el diario "Marca" sobre el encuentro.

"El fútbol en Segunda B tiene algo de emocional. Para mi ir al campo después de comer en casa de mis padres, entrar en el estadio un domingo a las cinco de la tarde me reconecta con el niño que fui. Este fútbol es más de verdad, no es tanto negocio ni hay tanto merchandising. Eso me ha dejado de interesar", relata sobre la cara B de un deporte en el que el boato siempre queda en fuera de juego por pura necesidad.

A Javier Gutiérrez le ronda desde hace un tiempo la idea de un proyecto en el fútbol. Quizás lo desarrolle pronto. Le gustaría formar parte, pero si tuviera que escoger un papel, sería el sufrido entrenador de un equipo modesto. "Se habla de la soledad del portero, pero la del entrenador me parece mucho más jodida. Los jugadores, si quieren, pueden despedir a un entrenador", cuenta el actor.

Tampoco descarta ser presidente. "Pero no sería uno como el del Madrid o del Barcelona, ni haría negocios en los palcos. Yo hablo de un presidente de Regional, de Tercera, de Segunda B, a los que solo le faltan ponerse las botas y salir al campo", cuenta. Quizás no lo sepa, pero esa descripción sienta como un guante a Luis Gallego, el presidente del Marino, que si pudiera remataría también los saques de esquina.

Gallego no jugará hoy, ni Pablo Pérez (sancionado) ni Abraham, descartado por Oli, que recupera a Emilio Morilla tras una larga lesión y a Trabanco tras un pratido de sanción. Javier Gutiérrez estará pendiente del partido y se atrevió a dar un resultado para despedirse. "Le pongo un 3-1 para el Racing".

Otros dos equipos asturianos juegan hoy: el Sporting B en Mareo frente a Las Rozas (12) y el Langreo en Pontevedra (17).

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats